Washington, (EFE).- El Gobierno de EE.UU. decidió aumentar los registros a pasajeros y maletas que llegan a los aeropuertos estadounidenses después del atentado suicida en el aeropuerto internacional de Estambul (Turquía), indicó hoy a Efe un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Este funcionario, que pidió el anonimato, aseguró que “no hay ninguna indicación de una amenaza específica” o de “un mayor riesgo” asociado con los vuelos procedentes de Estambul tras el ataque de este martes en el aeropuerto internacional Atatürk, que dejó al menos 41 muertos y más de 200 heridos.

No obstante, este funcionario avisó de que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, que depende del Departamento de Seguridad Nacional, está “vigilando la situación de cerca”.

“(La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza) llevará a cabo verificaciones completas de viajeros, equipajes y su carga a su llegada a los aeropuertos estadounidenses”, señaló este funcionario.

Por su parte, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, mantiene un “contacto estrecho” con sus homólogos nacionales e internacionales para seguir la evolución de la situación y adaptarse al desarrollo de los acontecimientos, dijo a Efe un portavoz del DHS.

Mientras la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza examina de manera exhaustiva a viajeros y equipajes, en muchos aeropuertos del país puede verse una mayor presencia policial.

Después del ataque del martes, los dos aeropuertos que dan servicio a la capital de Estados Unidos, el Aeropuerto Nacional Ronald Reagan y el Aeropuerto Internacional Washington Dulles, aseguraron en un comunicado que su “prioridad número uno” es la seguridad de sus pasajeros y empleados.

Por su parte, las autoridades aeroportuarias de Nueva York y Nueva Jersey desplegaron patrullas policiales con armas de asalto en los tres principales aeropuertos de la zona metropolitana, el John F. Kennedy (JFK), el de LaGuardia, en Queens, y el de Newark, en Nueva Jersey.

Precisamente hoy por la mañana, una terminal del aeropuerto JFK fue evacuada brevemente por la presencia de paquete sospechoso que resultó ser una falsa alarma.

Como consecuencia del ataque en Estambul, el aeropuerto internacional de Miami (Florida) también aumentó la presencia policial dentro de las terminales y aseguró en un comunicado que estarán atentos a vehículos sospechosos.

De la misma forma, el aeropuerto internacional de Los Ángeles (California9 reaccionó al ataque de Estambul anunciando que seguirán “vigilantes” ante posibles amenazas.

Este aeropuerto ya había desplegado a agentes policiales adicionales en motocicletas y a pie, así como perros policía de cara a la festividad del 4 de julio, cuando EE.UU. celebra su fiesta nacional y se espera un incremento del número de pasajeros.

Por los aeropuertos estadounidenses pasan alrededor de 1,8 millones de pasajeros cada día, según cálculos de la Dirección de Seguridad en el Transporte (TSA, por su sigla en inglés). EFE

Deja un comentario