MIAMI, Estados Unidos.-  El chileno Don Francisco, con 53 de sus 75 años dedicados a la televisión, vuelve a su gran amor cinco meses después de la última emisión de “Sábado gigante” y lo hace en una nueva cadena y con un sueño: entrevistar al sumo pontífice, su tocayo.

“Tengo un sueño y lo he perseguido: quiero entrevistar al papa Francisco. Quiero hacer una gran entrevista, creo que sería positiva para él, para mí y para el público”, dijo hoy en unas declaraciones a Efe tras haber anunciado que fichó por Telemundo, la rival de Univision, la cadena que emitió “Sábado gigante” durante décadas.

Aunque es judío y “poco religioso”, Mario Kreutzberger, o Don Francisco, dijo conocer bien la Iglesia católica y ser “enormemente respetuoso con la gente que tiene fe” como argumentos para que el papa argentino acceda a hablar con él frente a las cámaras.

A su favor tiene también que fue invitado por el Vaticano a moderar un simposio en el que pudo estrechar la mano de Francisco.

En Telemundo se va a dedicar en principio a hacer entrevistas y programas especiales, mientras prepara un programa en el que espera mostrar a un Don Francisco “diferente” pero con la misma pasión por la televisión que cuando comenzó hace 53 años en Chile.

“Nunca dije que me retiraba, la pasión de mi vida es comunicar”, señala este conductor que ha entretenido a varias generaciones de hispanos en Estados Unidos con su programa sabatino, emitido por última vez el pasado 19 de septiembre.

“Sábado gigante”, que combinaba entrevistas, concursos, actuaciones musicales y humor, llegó a transmitirse en más de 40 países de América y Europa.

El acuerdo con Telemundo incluye el lanzamiento de una compañía de producción, a través de la cual se creará contenido original para la audiencia de habla hispana, tanto en Estados Unidos como a nivel internacional.

Además, servirá como corresponsal senior de noticias para Telemundo, a la que, según dijo a Efe, aporta “experiencia más que belleza” y agradece esta “gran oportunidad de seguir creciendo”, que espera devolverle a la cadena con “esfuerzo, trabajo y mucho éxito”.

Mario Kreutzberger, casado con Teresa y padre de tres hijos que le han hecho nueve veces abuelo, reside en Estados Unidos desde 1986 y su primer trabajo en este país fue para un canal que luego se transformó precisamente en Telemundo.

En el programa de despedida de “Sábado gigante”, un formato que en 1962 había puesto en marcha en Chile con el nombre de “Sábados alegres”, se pasaron mensajes de artistas como Enrique Iglesias, Juanes, Laura Pausini y Marc Anthony, a los que él ayudó a dar a conocer en los comienzos de su carrera.

Hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le envió un mensaje grabado en el que destacó que ayudó a millones de estadounidenses a “apreciar que la familia es la número uno”.

En su próximo programa, que le gustaría llamar “Un nuevo día”, las redes sociales van a tener un papel muy importante, tanto que casi va a haber una versión solo para esos nuevos medios de los que él es usuario frecuente. EFE

Deja un comentario