Compartimos con usted el video y el texto del discurso del presidente Danilo Medina en la inauguración de Expo Cibao 2015.

Señor
Juan Manuel Ureña
Presidente de la Cámara de Comercio de Santiago;

Señores
Miembros directivos de la Cámara de Comercio;

Monseñor 
Freddy Breton 
Arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago;

Lic. Gustavo Montalvo
Ministro de la Presidencia;

Señores Ministros y demás Funcionarios del Gobierno;

Abel Martínez
Presidente de la Cámara de Diputados;

Señores Diputados de la República;

Señora
Aura Toribio
Gobernadora Provincial de Santiago;

Dr. Gilberto Serulle
Alcalde del Municipio de Santiago;

Invitados Especiales;

Señores de la Prensa;

Señoras y Señores;

Ante todo quiero agradecerles esta invitación a Expo- Cibao.

Me llena de alegría poder acudir a este encuentro anual  lleno de ideas y de energía. Un encuentro que confirma lo que todo el país sabe y que nos llena de orgullo: que los cibaeños tienen un gran espíritu emprendedor, ganas de progresar y, sobre todo, están comprometidos con su país.

Todo esto hace que el Cibao sea una región viva y activa.

En la que las ideas, las esperanzas y los proyectos encuentran un terreno fértil para germinar.

Por eso, lo que veo cuando vengo aquí y me encuentro con ustedes son  oportunidades.

Enormes oportunidades para seguir construyendo juntos la República Dominicana que soñamos y merecemos.

Eso es lo que nos propusimos, cuando presentamos la candidatura a la presidencia en 2012.

Nos propusimos llevar soluciones duraderas a los grandes problemas que nuestro país había arrastrado durante décadas y trabajar por el desarrollo sostenible.

Porque lo cierto es que, a pesar de los progresos que sin duda la República Dominicana vivió en las últimas décadas, el cortoplacismo que a veces impone la política había pospuesto la solución de muchos problemas de nación. Y en eso estamos decididos a marcar la diferencia. 

Con el falso enfrentamiento entre las políticas sociales y las políticas económicas.

Y hemos logrado conjugar todos los intereses y dar respuesta a las diferentes necesidades del país.

Nos propusimos iniciar las grandes reformas necesarias, poner en marcha políticas de Estado capaces de sobrevivir los vaivenes políticos y atender las necesidades acuciantes de nuestra población; incluso si eso significaba que los frutos de nuestro esfuerzo no fueran visibles de forma inmediata.

Ustedes, Santiagueros y Santiagueras, comprenden mejor que nadie la importancia de esa visión de largo plazo. Por eso, crearon su propia Estrategia de Desarrollo regional y la están implementando.

Fue precisamente a esa visión del pueblo dominicano a la que nos sumamos, para trabajar de la mano con ustedes.

Junto a todos los sectores comenzamos a crear los grandes consensos que necesitábamos para dejar atrás, de una vez por todas, el lastre que frenaba nuestro crecimiento.

El ejemplo más claro de este enfoque, aunque no es el único, es la educación.

En primer lugar, porque cumplimos con la asignación del 4% del PIB y logramos la firma del Pacto Nacional por la Educación de Calidad.

Eso ha desencadenado una auténtica transformación educativa, que está cambiando profundamente la vida de cientos de miles de personas.

Ha permitido llevar a cabo la mayor ampliación de la infraestructura escolar de nuestra historia.

Y garantizar que todos los niños y niñas, sin excepción, tengan acceso a una educación pública de calidad. 

Al final de este año tendremos un millón de niños en tanda extendida.

Un millón de niños bien alimentados, que reciben el doble de horas de formación de calidad al día y que, además, están a salvo de los peligros de la calle.

Eso es un cambio trascendental.

Y no les quepa duda de que seguiremos viendo los verdaderos frutos de este cambio durante décadas.

Cuando esa nueva generación de dominicanos llegue a su edad productiva y pueda desarrollar toda su capacidad… Entonces sabremos realmente lo que significó esta revolución educativa.

Recuerdo muy bien cuando la gente me decía que eso era imposible.

Y a los que se burlaban, diciendo que eso eran promesas de político.

Bueno, a la vista está que esa promesa se ha ido cumpliendo día a día, como muchas otras.

Con el apoyo de todos los dominicanos y dominicanas que, con su esfuerzo y entusiasmo, hacen posible que los sueños se cumplan.

Además, dentro de poco, nuestro país será declarado territorio libre de analfabetismo.

Ya hemos superado la meta de 800,000 personas en núcleos de alfabetización que nos propusimos.

Y ese ha sido otro gran logro de país, otro gran problema histórico que dejaremos resuelto para siempre.

Y también ofrecemos, por primera vez, atención especializada y gratuita a niños con capacidades especiales de 0 a 10 años.

Gracias a los Centros de Atención Integral para la Discapacidad (CAID), que se encuentran entre los más avanzados de este tipo en toda Latinoamérica.

De hecho, muy pronto espero estar de vuelta en Santiago para inaugurar las instalaciones de nuestro CAID aquí.

Así mismo por primera vez como política de Estado se están construyendo decenas de estancias infantiles que atienden y atenderán a los niños desde los 45 días de nacidos hasta los 4 años de edad.

Señoras y Señores,

No es este el único problema que nos hemos propuesto dejar resuelto.

También quisimos atajar para siempre la pobreza, especialmente en nuestros campos.  Y lo estamos logrando!

Hasta la fecha, más de 580 mil dominicanos y dominicanas han salido de la pobreza. Buena parte de ellos en el campo.

Y para eso nos pusimos manos a la obra, recorriendo cada rincón del país para escuchar las necesidades de la gente y llevarles soluciones duraderas.

Porque como digo siempre, en las visitas sorpresa no regalamos pescado a nadie.

Por el contrario, les enseñamos a pescar y, más que eso, a hacer de esa “pesca” un negocio del que puedan vivir y progresar toda la vida.

La realidad, es que las políticas que hemos implementado para el sector agropecuario, junto con los proyectos fruto de nuestras visitas, han hecho que nuestro campo recupere la rentabilidad y la esperanza.

El crédito para nuestros productores agropecuarios es ahora un derecho!

Nunca antes, óigase bien, nunca antes se había logrado reducir 9 puntos porcentual a la pobreza rural en a penas 30 meses.

A la fecha, se han realizado 111 visitas sorpresa en todo el país.

En estas comunidades se asumieron 364 compromisos productivos.

Esto ha tenido como resultado la generación de más de 178 mil empleos entre directos e indirectos.

Lo cierto es que la facilidad de crédito y el apoyo a las cooperativas están recuperando la viabilidad económica en el campo, creando oportunidades tanto para los pequeños productores como para las grandes inversiones.

El Banco Agrícola ha prestado a la fecha más de 43 mil millones de pesos, superando los 40 mil millones que fue nuestro compromiso en el 2012. ¡Es un récord histórico!

Además, la tasa de interés de los préstamos para el sector agropecuario, bajó del 18% al 12%.

Y debemos seguir trabajando en esta dirección, para que todo lo logrado se multiplique y se mantenga en el tiempo.

Para que nuestro campo permanezca como la columna vertebral que debe ser para nuestra economía y prosperidad.

Amigos y amigas,

Otro de los grandes retos de país que nos propusimos atender es, por supuesto, la creación de empleo.

Y no solo en el campo, sino en todos los sectores.

Asumimos una meta concreta: crear 400,000 puestos de trabajo dignos en 4 años.

A la fecha, me llena de satisfacción poder decirles que vamos camino a superar ese objetivo con creces.

Ya se han creado 354 mil nuevos empleos formales, proyectándose que cuando termine este período de gobierno alcanzaremos los 471,200 puestos de trabajo.

Esta era otra de las cosas que muchos nos decían que no lograríamos.

Sin embargo, ha sido posible y, una vez más, ha sido gracias a la confianza y el apoyo de todos los dominicanos y dominicanas.

Desde el más pequeño emprendedor, que se acercó a Banca Solidaria y sacó adelante su negocio con un pequeño empujoncito del Gobierno; hasta los grandes empresarios, que creyeron en nuestro proyecto de país y están invirtiendo en nuestras zonas francas, en el turismo y en otros muchos sectores.

Hemos logrado una gran alianza con todos los sectores productivos.

Escuchando sus demandas y buscándoles respuesta.

Y, de esta forma, los resultados no se han hecho esperar.

Ese esfuerzo conjunto ha hecho posible que nuestra economía esté creciendo de forma sostenible y en todos los rubros a la vez.

No estamos ya ante un crecimiento sostenido por un sector u otro.

Estamos viendo como turismo, construcción, agroindustria, agropecuaria, manufactura, comercio, zonas francas de exportaciones, finanzas, telecomunicaciones, servicios, remesas, minería…

En definitiva, todos los sectores de la economía, muestran cifras positivas.

Y eso debe darnos grandes motivos para el optimismo!

Durante el periodo de agosto 2012 a junio 2015, el Consejo Nacional de Zonas Francas aprobó la instalación de un total de 186 nuevas empresas y en ese mismo periodo se generaron 35 mil 629 empleos, directos.

En el 2014, las exportaciones del sector zonas francas continuaron su proceso de fortalecimiento al experimentar un crecimiento del 5.9% con respecto al año 2013, registrando ingresos en dólares por 5,242 millones.

En el caso de las exportaciones nacionales se observó un crecimiento de un 4.5%, según cifras preliminares del Banco Central.

Además, hoy en día, la República Dominicana se ha consolidado como el principal destino turístico de la región del Caribe y Centroamérica, con una oferta hotelera de casi 70 mil habitaciones de clase mundial.

Un total de 27 hoteles y resorts han sido inaugurados o iniciaron su construcción desde 2012.

Todo esto ha permitido que los ingresos por turismo en lo que va de periodo hayan acumulado un incremento de los ingresos del 31%, pasando de 4,678 millones de dólares en el 2012 a 6,150 millones.

Por otra parte, el impulso dado a las mipymes está dando también muy buenos frutos.

Para lograrlo fue clave resolver su principal problema: el financiamiento.

En estos tres años, solo Banca Solidaria ha prestado más de 8 mil 800 millones de pesos a 194 mil  833 micros y pequeños empresarios; la mayoría mujeres.

El impacto positivo no se ha hecho esperar.

El crédito de la banca comercial a las microempresas ha vivido un impulso sin precedentes.

Según datos del Banco Central en diciembre 2012 ese monto fue de 11,598 millones de pesos y colocándose en agosto de este año en 21,161 millones de pesos, lo que significó un aumento de 82.5%.

Demostramos, así, que es posible contar con un modelo mixto en el que Gobierno y sector privado complementen esfuerzos y den respuesta a las diferentes necesidades de financiamiento.

En la actualidad, el segmento de Mipymes suma 791,236 sociedades, de las cuales el 98% son Micro Empresas.

Generando cerca de 2 millones 200 mil empleos; equivalente al 54,4% de la población ocupada de la República Dominicana y el 46% de toda la fuerza laboral del país.

Y la lista de buenas noticias económicas sigue, con cifras récord de inversión extranjera y con un crecimiento de nuestra economía que superó el año pasado el 7% y este año ya está en el 6%, a pesar de la coyuntura de contracción económica de la región.

Además, el manejo responsable de las finanzas nos ha permitido reducir sustancialmente el déficit y mantener este crecimiento con una de las tasas de inflación más bajas de nuestra historia.

Es decir, estamos ante un escenario económico con todos los ingredientes para continuar por la senda del progreso y la creación de empleo.

Amigos y amigas,

Nuestro Gobierno es consciente, desde el primer día, de que para que este crecimiento económico pueda desarrollar todo su potencial es necesario dar respuesta al problema eléctrico, otro de los temas nacionales que necesita una solución definitiva.

Y para lograrlo, trabajamos en 3 ejes fundamentales:

El primero de ellos ha sido ampliar la capacidad de generación y la diversificación de la matriz energética.

Prueba de eso es que avanza favorablemente la construcción de dos nuevas plantas de generación a carbón en Punta Catalina, provincia Peravia, que producirán 768 Mega Vatios.

Esto permitirá un ahorro anual de 440 millones de dólares en transferencias del Gobierno al sector eléctrico y asegurará al país un suministro confiable de energía a precios competitivos.

El segundo eje es el de reducción de pérdidas.

Las empresas Edenorte, Edesur y Edeeste han logrado una reducción de 3 puntos, que está por encima de la meta inicial de las empresas, que era de 2.5 puntos.

El tercer eje es mejorar la eficiencia en la gestión:

Como resultado, comparando julio de 2012 y julio de 2015, las recaudaciones aumentaron 11 mil millones de pesos, gracias al esfuerzo de incorporar a casi 420 mil nuevos clientes.

Además, actualmente marcha a buen ritmo el pacto eléctrico que, estamos seguros, tendrá como resultado un marco de consenso para avanzar hacia una energía sostenible, a un precio justo y con un servicio de calidad.

Señoras y Señores;

Otro gran reto al que nos propusimos dar respuesta desde el primer día fue el acceso a la salud de calidad.

Sabemos que los avances nunca son suficientes en un ámbito como éste, vital para la ciudadanía, pero lo cierto es que se han llevado a cabo medidas encaminadas a garantizar nuestra meta: el acceso universal y gratuito a la salud de calidad en la República Dominicana.

Mencionaré solo algunas de ellas, para no extenderme demasiado.

La eliminación de la cuota de recuperación de todos los hospitales, que supone una inversión de más de 659 millones de pesos adicionales, ha hecho posible que la atención pública sea, real y efectivamente, gratuita para todos sus usuarios.

Además, antes de que finalice esta gestión, el 75% de la población más pobre estará protegida con el Seguro Nacional de Salud.

Es decir, habrá más de 3 millones 400 mil asegurados.

Asimismo, terminaremos el año con 100 mil niños de 0 a 5 años afiliados, en el marco de la declaratoria del 2015 como el año de la Protección Integral a la Primera Infancia.

Si hablamos de infraestructuras, los avances están a la vista.

Se está trabajando en la reconstrucción de 56 hospitales en todo el país.

Se finalizó la construcción del Hospital Dr. Darío Contreras.

Se avanza según lo previsto en obras como la Cuidad Sanitaria Dr. Luis Eduardo Aybar, en el Distrito Nacional.

En febrero de 2016 se inaugurará el hospital regional Dr. Cabral y Báez, en Santiago.

En abril de ese mismo año, inauguraremos el Hospital de Higüey.

También avanzamos en la remodelación y ampliación del Hospital Dr. Marcelino Vélez, en Santo Domingo Oeste.

Muy pronto estaremos iniciando la construcción del Hospital Regional de San Francisco de Macorís.

Antes de abril del próximo año se inaugurarán los primeros 50 centros de diagnóstico y atención primaria de los cuales más de 20, ya se han inaugurados.

En cuanto al acceso a los medicamentos, solo en 2014 se han abierto 44 nuevas farmacias del pueblo y se ha aumentado el catálogo de medicamentos que ofrecen en un 362%, pasando de 69 a 319.

Además, las compras centralizadas a través de Promese-Cal han permitido un ahorro de 1,239 millones de pesos en 2014, lo que se traduce en sustanciales reducciones de precios para la población.

Es cierto, y así lo reconocemos, que este no es aún un problema resuelto.

Su complejidad y la necesidad ingente de recursos para darle respuesta hacen que no sea posible siempre avanzar a la velocidad que desearíamos.

Esa es la verdad. Sin embargo, no lo es menos que estamos sentando las bases para que quede resuelto en un futuro próximo.

Y tienen mi palabra de que la salud de los dominicanos y dominicanas es y será siempre una prioridad absoluta para este Gobierno.

Amigos y amigas, 

Por supuesto, cuando hablamos de resolver los grandes problemas nacionales no podemos ser irresponsables y pensar que desaparecerán de un día para otro.

La agenda de reivindicaciones que venía postergándose es larga y lo cierto es que aún hay asuntos en los que deberemos seguir redoblando esfuerzos.

Este es el caso de la seguridad ciudadana.

Sin embargo, es justo reconocer también los avances logrados y plantearnos metas claras hacia delante. Sin duda, el cambio más trascendental en este sentido ha sido la puesta en marcha del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1.

Para que se hagan una idea de su importancia, solo en su primer año de funcionamiento ha dado respuesta a más de 323 mil emergencias, de forma totalmente gratuita.

Ha sido una transformación sin precedentes en la atención a la población.

Además, el sistema de video vigilancia que acompaña al 9-1-1 ha observado más de 62 mil incidencias delictivas, contribuyendo sustancialmente a la reducción de la criminalidad y el delito.

Muy pronto, este sistema llegará también a Santiago y otras zonas del país para llevar tranquilidad y servicio cada vez a más familias.

Estamos seguros de que su implementación impactará sustancialmente la seguridad ciudadana en la región, de la misma forma que lo hizo en el Gran Santo Domingo.

Paralelamente, en estos 3 años, le hemos dado un apoyo sin precedentes a la Policía Nacional para mejorar la Seguridad Ciudadana.

Como parte de la dignificación de los miembros de la Policía Nacional, el año pasado se aprobó un aumento salarial que oscila entre el 10 y el 30 por ciento, según el rango del personal.

Sabemos, por supuesto, que aún queda mucho por hacer en este ámbito.

Sin embargo, no debemos dejarnos llevar por el pesimismo.

Cabe destacar que la reciente decisión de retomar los patrullajes mixtos ha dado ya sus primeros resultados positivos. Desde las primeras semanas de implementación se ha experimentado una reducción sustancial de los principales delitos y seguiremos redoblando nuestros esfuerzos para dar respuesta también a este desafío que nos preocupa a todos.

Amigos y amigas,

Este gobierno ha llevado también soluciones definitivas e integrales a miles de familias que durante años vivieron en la precariedad.

Este es el caso de La Barquita en Santo Domingo Este, Boca de Cachón en la provincia Independencia, El Riíto en La Vega o La Mesopotamia y Tenguerengue, en San Juan de la Maguana.

Y, de la misma forma, hemos puesto en marcha proyectos habitacionales para garantizar el acceso a la vivienda digna a las clases populares, como es el caso de Ciudad Juan Bosch, que permitirá a más de 25,000 familias tener un hogar.

Y en este punto quiero compartirles otra excelente noticia para todos ustedes, vecinos de Santiago.

Muy pronto, vamos a poner en marcha un proyecto con las mismas características aquí, en Santiago.

Ya estamos en la fase de estudio del terreno de lo que será un proyecto urbanístico integral que dará hogar a 10,000 familias santiagueras!!

Y lo vamos a hacer mediante otra gran alianza con el sector privado, a través del modelo del fideicomiso.

El papel del Estado será poner los terrenos, las infraestructuras básicas de agua, electricidad y comunicaciones y el equipamiento social, como escuelas y centros de salud.

Además, daremos garantía a los inversores privados y constructoras, que a cambio levantarán y ofertarán las viviendas a precios asequibles para las familias.

Además, y siempre con el objetivo de promover el desarrollo sostenible del país, este gobierno ha construido obras viales de gran importancia, que habían estado paralizadas por décadas y que también están llevando progreso y bienestar a las familias.

Hablamos, por ejemplo, de la Circunvalación de Santiago, Circunvalación Santo Domingo, la Circunvalación San Pedro-La Romana y el Bulevar Turístico del Este.

Solo el año pasado entregamos en el Cibao 45 proyectos de infraestructura vial.

Y tenemos muchos más en marcha, que serán entregados en los próximos meses.

Señoras y señores,

La verdad es que estamos camino a lograr un país más competitivo, más dinámico y más justo.

Hemos entrado en un círculo de crecimiento virtuoso y de ampliación de los derechos sociales, que está desencadenando el verdadero potencial de nuestro país.

Hoy, en la República Dominicana se respira un clima de confianza y optimismo que hemos alcanzado trabajando juntos en torno a una agenda común de desarrollo.

Confianza entre el Gobierno y los sectores productivos.
Confianza de los ciudadanos y las instituciones que los representan.

Y confianza de todo un pueblo, que está desplegando sus alas con entusiasmo, en torno a las posibilidades de su propio futuro.

Este es el círculo virtuoso que hemos puesto en marcha en estos tres años.

Y para que siga creciendo, necesitamos de la participación de todos y todas.

Por eso les digo a ustedes, productores, empresarios, académicos, dirigentes y sociedad civil.

¡Ustedes son la espina dorsal de Santiago!
¡Y ahora necesitamos que sean también agentes del cambio para todo el país!

Necesitamos de sus ideas, su energía y su compromiso para alcanzar nuevos niveles de desarrollo con justicia social.

Nuestra puerta sigue siempre abierta para escuchar sus demandas y buscar maneras de darles respuesta.

Para construir una sociedad con más igualdad, con servicios de calidad y con oportunidades para todos.

Para alcanzar los niveles de desarrollo democrático e institucional que merecemos como ciudadanos.

Para lograr una economía más competitiva y con más calidad, capaz de generar los empleos de calidad que necesitan nuestros jóvenes.

Y, sobre todo, para garantizar que todo lo que hemos alcanzado hasta ahora permanece, crece y se multiplica, hasta llegar a cada uno de los hogares de nuestro país.

No me cabe duda de que ustedes sabrán desempeñar, una vez más, el papel esencial que les corresponde por derecho en esta nueva transformación histórica de la República Dominicana.

Cuento con ustedes para continuar construyendo el país que queremos y merecemos.

Cuento con ustedes para seguir haciendo lo que nunca se ha hecho.

¡Muchas gracias!

Deja un comentario