El ex director general de Presupuesto y dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Luis Hernández, afirmó este lunes que la República Dominicana es una nación libre y soberana y que “bajo ningún concepto permitirá que vulneren, mancillen o mutilen sus derechos”.

Hernández expresó que caerán al vacío las campañas de descréditos y las “falsas informaciones” que se llevan a cabo y se difunden a nivel local e internacional en torno a las denuncias de masivas deportaciones de inmigrantes haitianos hacia su nación, luego de vencido el plazo para que los ciudadanos extranjeros regularicen su estatus migratorio a través del Plan Nacional de Regularización.

El también miembro del Comité Central del PLD consideró que los distintos sectores de la sociedad se deben solidarizar a favor de la postura del Gobierno y el presidente Danilo Medina y salir al frente a las imputaciones, denuncias y distorsiones en contra del país.

Hernández dijo que ningún organismo internacional ni ninguna potencia pueden pretender dirigir la política migratoria dominicana, pero menos trazar pautas a las ejecutorias del Gobierno.

Señaló que aunque este país es parte de un concierto mundial, y que existen determinadas reglas entre las naciones, República Dominicana, al igual que otras, es soberana y libre para el manejo de sus asuntos internos.

Defendió el derecho que tiene el país  a fijar mecanismos migratorios en el marco de sus disposiciones legales y constitucionales, y por tanto, definir las reglas en que un extranjero  puede entrar, residir, trabajar, estudiar en el territorio dominicano, siempre respetando sus derechos.

El presidente de la circunscripción electoral uno del PLD en Santo Domingo Este, valoró la firme posición del Gobierno al exponer y defender a nivel internacional las medidas migratorias que se han estado implementando, en especial el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

Al referirse al informe rendido recientemente por Human Rights Watch, que acusa al país de realizar deportaciones masivas contra miles de haitianos y de negar el derecho a una nacionalidad a decenas de miles de ciudadanos, Hernández dijo que rechaza estas falsas imputaciones de racismo, xenofobia y violaciones a los derechos humanos.

Dijo que estas informaciones carecen de argumentos y pruebas, ya que no están fundamentadas con la realidad.

Lamentó que grupos minoritarios del país se presten a maniobras y  ataques contra República Dominicana, con desinformaciones acerca de la problemática domínico-haitiana.

“En la defensa del interés nacional y de la  soberanía no debe haber fisuras, sino un gran frente monolítico que diga bien claro lo que queremos los dominicanos”, afirmó Hernández.

Subrayó que la posición firme del Gobierno frente a estas campañas de descréditos y  presiones externas, debe contar con el apoyo decidido de los distintos sectores nacionales, y de toda una nación que quiere seguir siendo libre y soberana.

Deja un comentario