Bogotá, (EFE).- El director de la Policía de Colombia, general Rodolfo Palomino, anunció hoy su dimisión después de que este martes el procurador general, Alejandro Ordóñez, abriera una investigación por la “creación y puesta en marcha de una supuesta red de prostitución masculina” dentro de la institución.

“He tomado la decisión, en el seno de mi hogar, junto al cuerpo de generales y de cara al país, de pedirle al señor presidente que me aparte del cargo como director general de la Policía Nacional”, afirmó Palomino en una declaración ante la prensa.

El ahora exdirector de la Policía, que compareció rodeado por el cuerpo de generales del país y acompañado de su esposa Eva, dijo que tras 38 años en la institución se retira convencido de su “absoluta inocencia” frente a los cargos que se le imputan.

“Así como la Fiscalía ha estado investigando y no ha encontrado hasta el momento elementos para vincularme, estoy seguro que la Procuraduría tampoco lo hará”, aseguró Palomino.

Según explicó este martes el procurador general, “se han recaudado diferentes pruebas, productos de visitas y testimonios” que presuntamente involucran a Palomino en este escándalo, así como a “ciertos miembros del Congreso de la República en complicidad con algunos oficiales de la Policía Nacional”.

“A juicio de la Procuraduría General, los hechos, informados a la Fiscalía, tienen relevancia en el ámbito penal por cuanto por estas conductas podrían encadenar diversos delitos como proxenetismo, inducción a la prostitución, y trata de personas de miembros de la Policía”, destacó Ordóñez.

Ordóñez apuntó, además, que en los hechos estaba involucrado al menos “un senador de la República que actualmente se desempeña en un alto cargo del Gobierno”.

Tras estas declaraciones y la publicación de un comprometedor vídeo por parte de la emisora de radio La FM en el que aparecía manteniendo una conversación de alto contenido sexual con un capitán de la policía, renunció este martes el viceministro colombiano del Interior para las Relaciones Políticas, Carlos Ferro.

La salida de Ferro elevó el escándalo y puso en el punto de mira a Palomino, que hoy ha dicho que no puede permitir que se ponga en duda su “transparencia” y “honorabilidad”.

“Decirle al señor procurador que investigue, que estoy absolutamente cierto de que mi honor estará plenamente demostrado y que esta Policía es una institución que cada día es más fuerte para la tranquilidad y el servicio a la patria”, aseguró.

Para Palomino las acusaciones en su contra son una “campaña contra la institución” que ha querido “polarizar al país” y “desvertebrar” al cuerpo de generales.

Palomino estuvo durante dos años y medio en el cargo, y en ese tiempo ha sido en varias ocasiones el funcionario mejor valorado por la ciudadanía, según diferentes encuestas. EFE

Deja un comentario