WASHINGTON, EFE.- Decenas de personas fueron arrestadas anoche en varias ciudades de Estados Unidos, como Indianápolis (Indiana) y Portland (Oregón), donde las manifestaciones contra el triunfo electoral de Donald Trump acabaron en violencia, cristales rotos y gases lacrimógenos.

El grito de “Not my president” (No mi presidente) retumbó el sábado por cuarto día consecutivo en una treintena de ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, Washington y Los Ángeles, donde las manifestaciones discurrieron de manera pacífica entre velas, pancartas y canciones.

Sin embargo, ya en la madrugada del domingo, las protestas se tornaron violentas en Portland, donde los manifestantes volvieron a las calles a pesar de que las autoridades locales les habían pedido que se quedaran en casa debido a los disturbios de la noche anterior, cuando un hombre resultó herido de bala.

Los manifestantes cortaron el tráfico de las calles, lanzaron botellas y rompieron los cristales de algunos comercios, a lo que los uniformados respondieron con gas lacrimógeno, según narró en su cuenta de Twitter la Policía de Portland.

En Twitter, la Policía local indicó que “docenas” de personas han sido arrestadas y aprovechó para colgar la foto de un hombre detenido, de espaldas, con las manos atadas y que vestía un disfraz de Pikachu, una de las criaturas más famosas de la franquicia Pokémon.

“Uno de los trajes más interesantes vistos en una persona que fue arrestada esta noche”, destacó la Policía local en su Twitter.

Otro de los “puntos calientes” del mapa de los disturbios fue Indianápolis, donde siete personas fueron detenidas y dos policías resultaron heridos después de que “los manifestantes arrojaran piedras”, informó en una rueda de prensa el jefe de la Policía local, Troy Riggs.

Riggs aseguró que algunos de los manifestantes “han llegado de fuera de la ciudad” para instigar a la violencia y que, de hecho, varias personas profirieron amenazas contra los agentes con cánticos como “mata a la policía”.

En el resto del país, las manifestaciones se repitieron de manera pacífica y tuvieron lugar, sobre todo, en bastiones demócratas, donde la candidata presidencial, Hillary Clinton, ganó este martes a Trump con amplios márgenes.

Mientras se repiten las protestas, Trump continúa manteniendo reuniones con estrechos colaboradores en la Trump Tower de Manhattan con vistas a la formación del Gobierno que le acompañará en la Casa Blanca, donde entrará por primera vez como presidente el próximo 20 de enero. EFE

Deja un comentario