El presidente Danilo Medina defendió esta tarde ante la Cuadragésima Quinta Asamblea del Sistema de Integración Latinoamericano (SICA) la política migratoria de República Dominicana y calificó de campaña sucia los ataques que el país ha recibido de distintos sectores en los últimos días.

Medina rindió un informe de la cantidad de extranjeros que se han acogido al plan, más de 105 mil hijos de dominicanos y otros 138 mil 770 con la documentación requerida, mientras hay cien mil que aún no han reunido los requisitos, señalando que el número de casos de apatridia es cero.

Prometió que no se llevaran a cabo deportaciones masivas sino que cada caso se trabajará de manera individual y que si se comete algún error, como puede ocurrir con cualquier país, el Estado dominicano está en disposición de enmendarlo si se presentan las documentaciones necesarias para hacerlo.

“No habrá deportaciones indiscriminadas ni colectivas. No las ha habido nunca, ni las habrá en el futuro. Se aplicará la ley individualmente”.

Dijo que el caso de Juliana Deguis y sus cuatro hijos, que estaban ilegales por la situación de su madre, ya fue solucionado.

Dijo que toda la información que ofreció ha podido ser constatada por organismos internacionales y que el Alto Comisionado para las Migraciones no ha detectado ningún caso de apatridia en República Dominicana.

“No somos infalibles, podemos cometer errores, si eso llegara a ocurrir y alguien presentara un caso, le daríamos la debida solución. Pero, hasta el día de hoy, eso no se ha producido. Ni mucho menos hemos propiciado una política de estado que propicie la apatridia.”

“No permitiremos que se siga hablando en esos términos de nuestro país con total impunidad”, advirtió Medina.

Señaló que en este año cientos de miles de personas tendrán documentación y derechos que en el 2013 no tenían. Aseguró que la República Dominicana es un país justo  y solidario donde los derechos se respetan y las leyes se cumplen”.

Dijo que, no obstante, este país, al igual que Estados Unidos o la Unión Europea, tiene el  derecho soberano de regularizar  su flujo migratorio.  “No vamos a permitir  que continúe, de manera impune, esa campaña sucia y de descrédito. Tampoco vamos a plegarnos a las acusaciones de racismo y al chantaje de posibles  sanciones internacionales bajo acusaciones farsas.”

El mandatario   definió a la República Dominicana como un país abierto al mundo que valora  de  la misma forma a todos lo que llegan a nuestra tierra y, resaltó que, por esa razón, somos el  primer destino turístico del Caribe.

“Pero   nuestra soberanía no se podrán en cuestión ni porque llegue un turista más ni por un centavo más de inversión.” Dijo que son bienvenidos aquellos  que quieran venir y comprobar  la realidad de nuestro país.

Deja un comentario