Los seres humanos nos comunicamos de muchas formas entre nosotros y una de ellas es a través de nuestros ojos.

Gracias a la mirada somos capaces de observar las características de las demás personas y de transmitir sentimientos. “El contacto visual sirve como un canal no verbal para comunicar intenciones”, apuntan desde la University College London.

Aunque esta forma de comunicación puede ser un arma de doble filo. Por eso, tenemos que aprender a medir el tiempo del contacto visual con las demás personas porque pasarse o quedarse corto puede tener consecuencias, según concluye un reciente estudio del Departamento de Psicología Experimental de la University College London (Reino Unido).

Cuando la mirada es demasiado corta la otra persona puede sentirse excluida y cuando es demasiado larga podemos hacerla sentir incómoda e incluso amenazada.

Entonces, ¿cuánto tiempo podemos mantener el contacto visual?

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores contaron con 498 participantes de 56 nacionalidades diferentes. En el grupo había 224 hombres y 274 mujeres de edades comprendidas entre los 11 y los 79 años.

Los voluntarios se sometieron a tres pruebas distintas. La primera consistía en responder a un test de personalidad. En la segunda, los participantes se tenían que sentar en frente a un monitor, con la cabeza apoyada para evitar los movimientos y rodeados de una cortina opaca para que no hubiera distracciones.

En la tercera prueba los investigadores reprodujeron vídeos de ocho actores distintos -cuatro mujeres y cuatro hombres de edades comprendidas entre los 20 y los 33 años-. Los vídeos habían sido editados previamente para que los ojos de los actores tuvieran un tamaño similar al de los participantes y que su nariz quedara en el centro de la pantalla.

Cuando mantenemos el contacto visual durante demasiado tiempo la otra persona puede sentirse amenazada”

Durante cada clip de vídeo, el actor miraba a los ojos del participante una cantidad de tiempo variable, entre 100 y 10.300 milisegundos. Y, posteriormente, se emitía otro clip en el que los actores miraban durante 500 milisegundos a la parte inferior de la pantalla.

Tras ver cada uno de los vídeos, los voluntarios debían expresar, pulsando una tecla, si el actor le había mirado durante demasiado tiempo o muy poco en relación en relación con lo cómodo que se sentía.

Los investigadores londinenses concluyeron que el rango de tiempo en el que podemos mirar a otra persona a los ojos sin que se sienta incómoda, amenazada o excluida está entre los 2,6 y los 4 segundos y el tiempo perfecto sería durante 3,3 segundos.

Deja un comentario