NUEVA YORK.- El presidente del condado del Bronx, Rubén Díaz Junior (Rubencito), confirmó este lunes la muerte de siete personas y 81 infectados por la bacteria  legionelosis, todos residentes en ese condado.

Díaz, dijo que “más de 80 personas de mi condado han sido infectadas y han caído enfermas debido a la bacteria legionelosis”.

“Esto, plantea un montón de preocupaciones. Los niveles de ansiedad son bastantes altos en El Bronx”, añadió Díaz.

Dijo que quiere que la alcaldía revise el protocolo de las inspecciones a los lugares, que podrían tener focos de contagio de la bacteria, entre ellos centros de refrigeración.

“Mientras la ciudad ha hecho un buen trabajo en respuesta a esto, la palabra clave no se está respondiendo”, expuso el presidente del condado.

Los siete muertos eran mayores de edad y tenían prevalencias de otras enfermedades, peor el Departamento de Salud, no dejó en claro si los padecimientos anteriores, han sido un factor en los fallecimientos.

Cincuenta y cinco de los 81 infectados, están internados en hospitales de El Bronx.

Los investigadores de salud creen que los principales focos están en los sistemas de refrigeración que están situados en edificios de El Bronx.

Se han supervisado 22 edificios, de los cuales, cinco han dado positivo en las pruebas.

Los propietarios de las estructuras han recibido avisos de la ciudad para que presenten planes de prevención.

Anoche, el subcomisionado de salud doctor Jay Varma, encabezó  una reunión con comunitarios para dar las más recientes informaciones y hablar los pasos que dan los oficiales para tratar de controlar el brote.

El doctor Varma, subcomisionado de salud de la ciudad, dijo que “estamos convencidos de que hemos eliminado el factor que contagiaba a la gente”.

La bacteria, no se transmite entre humanos.

Entre los sitios donde los investigadores han encontrado los focos, se encuentran Concourse Mall Plaza en la 161 y avenida Grand Concourse y en la fábrica de plásticos “Streamline Plastic”.

El pánico no ha comenzado a afectar a los residentes de El Bronx, pero la preocupación de las autoridades sigue en aumento.

Deja un comentario