WASHINGTON, EFE.- La reciente muerte de un bebé en Houston (Texas, EE.UU.) se debió a microcefalia asociada con el virus del Zika, informaron hoy las autoridades de salud.

El pequeño falleció poco después de nacer, convirtiéndose en la primera víctima del virus del Zika en Texas, confirmó el comisionado estatal de Servicios de Salud, John Hellerstedt.

La madre del pequeño había viajado a Latinoamérica estando embarazada y se sospecha que fue entonces cuando se contagió del virus.

Las pruebas realizadas por los médicos han confirmado que el bebé padecía microcefalia relacionada con la enfermedad de la madre.

En Texas, las autoridades han reportado casi un centenar de casos de zika, incluidos dos bebés con microcefalia en el condado de Harris, en todos los casos adquiridos en el extranjero.

Pese a ello, las autoridades texanas se encuentran en alerta ante la posibilidad de que el mosquito que transmite la enfermedad pueda surgir en este estado del sur del país, como ha ocurrido en Florida.

En EE.UU. y sus territorios se han detectado más de 6.400 casos de zika, pero los primeros casos de contagios en territorio continental estadounidense se han dado en Florida, donde ya se han reportado 16 casos autóctonos.

Deja un comentario