El ministro de planificación de Brasil, Romero Juca, habla en una conferencia de prensa sobre una grabación telefónica en sus oficinas en Brasilia el lunes, 23 de mayo del 2016. La prensa brasileña divulgó el lunes una grabación en la que se escucha a Juca, asesor del presidente interino de Brasil, diciéndole al titular de una empresa que un juicio político a la presidenta Dilma Rousseff sería la mejor forma de obstruir la investigación sobre corrupción en la petrolera estatal Petrobras. (Foto AP/Eraldo Peres)

Brasilia, EFE.- Con sólo diez días en el poder, el presidente interino de Brasil, Michel Temer, perdió ayer al ministro de Planificación, Romero Jucá, en medio de un escándalo desatado por un audio en el que sugiere que maniobraría para obstruir las investigaciones en la estatal Petrobras.
“Voy a pedir una licencia de mi cargo hasta tanto la Fiscalía se manifieste sobre mi caso”, dijo Jucá tras integrar una comisión de ministros que acompañó hasta el Senado a Temer, quien hace diez días sustituyó a la mandataria suspendida, Dilma Rousseff.
La declaración de Jucá fue el corolario de otra jornada de vértigo en la crisis brasileña, que comenzó con la publicación en el diario Folha de Sao Paulo de un audio en el que sugería que si Temer asumía el poder en lugar de Rousseff se podría “frenar” la investigación en Petrobras.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   La grabación fue hecha en marzo pasado, antes de que la Cámara de Diputados aprobase el juicio político, y en ella se escucha a Jucá conversando con el expresidente de la estatal Transpetro, Sergio Machado, también implicado en la corrupción petrolera.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     “Tiene que cambiar el Gobierno para estancar esa sangría”, dice Juca sobre la extensión de esas investigaciones, que salpican a medio centenar de políticos de diversos partidos, y sugiere que si Temer asumiera el poder, sería posible un “pacto” para “delimitar” la acción de la justicia en torno a ese caso.

Deja un comentario