Bogotá, EFE.- Colombia le dio este jueves una segunda oportunidad a la paz con la firma del nuevo acuerdo entre el Gobierno y las FARC, que fue recibido con gritos de “sí se pudo” y el tañido de las campanas de las iglesias del centro de Bogotá para festejar el fin de un conflicto armado de más de medio siglo.

El acto de la firma fue mucho más comedido que el del primer acuerdo, rubricado el pasado 26 de septiembre en Cartagena de Indias con gran boato y la presencia de varios jefes de Estado y el secretario general de la ONU Ban ki-moon.

Esta vez destacó la presencia de diversos sectores de la sociedad, especialmente de las víctimas en el acto celebrado en el Teatro Colón.

“Hoy hemos firmado, aquí en este escenario histórico, ante el país y ante el mundo, un nuevo acuerdo de paz con las FARC. El definitivo, el acuerdo del Teatro Colón”, dijo el presidente Juan Manuel Santos ante unos 880 invitados que estallaron en aplausos minutos antes cuando firmó el texto con el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”.

En el escenario estaban los equipos negociadores del Gobierno y de las FARC, estos últimos vestidos con una etiqueta poco habitual en ellos, incluso alguno con corbata.

Cuando Santos y “Timochenko” estamparon su firma en el acuerdo, público y los miembros de las delegaciones se pusieron en pie y comenzaron a gritar “sí se pudo” en medio de una salva de aplausos.

Las campanas de la catedral de Bogotá, ubicada en las inmediaciones del teatro, también tañeron para unirse a la celebración del nuevo acuerdo de paz que acto seguido el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, entregó al presidente del Congreso, senador Mauricio Lizcano, para que inicie el trámite de refrendación e implementación.

“Espero que, según el procedimiento establecido, la refrendación sea aprobada en el curso de la próxima semana. Ese día será el día D” para iniciar el proceso de desmovilización de las FARC, dijo Santos, quien agregó que “en tan sólo 150 días todas las armas de las FARC estarán en manos de las Naciones Unidas”.

El presidente dijo que convocará “a todos los partidos, a todos los sectores de la sociedad” para que se logre “un gran acuerdo nacional para la implementación de la paz”.

Aclaró que “las FARC, como un partido sin armas, podrá presentar y promover su proyecto político” y “serán los colombianos quienes, con el voto, lo apoyarán o rechazarán”.

Con este nuevo acuerdo, Santos cree que no solo se pone fin al conflicto armado con las FARC, sino que “se sientan las bases para la construcción de una paz estable y duradera, más amplia y más profunda. Logramos parar el desangre y que no haya más víctimas”. EFE

Deja un comentario