SANTO DOMINGO.- La Procuraduría General de la República y el Ministerio de Salud Pública clausuraron siete plantas de agua por alegadamente  operar de forma ilegal en distintos sectores de  San Pedro de Macorís.

En los operativos, fueron decomisados diferentes tipos de equipos y materiales utilizados para la preparación del agua.

Entre las envasadoras cerradas están, Agua Michell, Desimass, Marian, Carmen y Crisamar, así como Agua Nevil.

 Rafael Brito Peña, titular de la Procuraduría Especializada de Crímenes y Delitos contra la Salud, dijo que los establecimientos fueron cerrados por la presunta violación de la Ley General de Salud 42-01. Declaró que en los próximos días ampliarán las investigaciones con relación a las irregularidades encontradas.

Deja un comentario