WASHINGTON. Uno de los policías heridos en el tiroteo de Dallas falleció hoy en el hospital, por lo que asciende a 5 la cifra de agentes muertos en la matanza durante una manifestación contra la violencia policial hacia los negros en EEUU.

La propia Policía informó del fallecimiento, que deja la cifra provisional de víctimas en 5 agentes muertos y 6 heridos, mientras uno de los sospechosos sigue atrincherado en un aparcamiento en el centro de Dallas, desde donde ha asegurado que ha colocado varias bombas en todo el edificio y en otras partes de la ciudad.

Al margen del sospechoso atrincherado en el aparcamiento, la Policía mantiene en custodia a tres personas, incluyendo a una mujer que fue detenida en el aparcamiento y a otros dos individuos que circulaban por la autopista en un Mercedes.

Estas personas en custodia no están cooperando con las autoridades, según el jefe de Policía de Dallas, David Brown, quien dijo que no tienen la seguridad de que no haya más personas involucradas además de los tres arrestados y el sospechoso atrincherado.

Brown explicó que los dos francotiradores que dispararon contra los agentes “querían herir o matar al máximo número posible de policías”, por lo que prepararon una emboscada y algunos de los agentes recibieron los disparos por la espalda.

Alrededor de un centenar de agentes habían sido desplegados en el centro de Dallas con motivo de la marcha contra la violencia policial, tras las recientes muertes de dos ciudadanos negros a manos de agentes de la policía.

Estas manifestaciones se repitieron la pasada noche en numerosas ciudades a lo largo y ancho del país

Deja un comentario