BEIJING. El comediante inglés John Oliver recibió grandes elogios por su entrevista con el Dalai Lama, que desplegó todo su encanto y sentido del humor, pero no fue del agrado de Beijing.

La cancillería china dijo el martes que el líder espiritual tibetano en el exilio se mostró “engañoso” en el programa de cable de HBO en el que criticó a algunos dirigentes chinos por su estrechez de miras y se burló de Beijing por retratarlo como “un demonio”.

Las declaraciones del Dalai Lama sobre el polémico tema de su reencarnación “parecen graciosas y humorísticas”, pero son todas mentiras”, dijo el vocero de la cancillería Geng Shuang en su conferencia de prensa habitual.

Dijo que el programa emitido el domingo por la noche en Estados Unidos era un mero entretenimiento.

El Partido Comunista gobernante presenta al Dalai Lama como un separatista peligroso y suele objetar cuando líderes políticos y figuras del espectáculo lo reciben como si fuera un jefe de estado.

El gobierno chino insiste que tiene la autoridad para designar al sucesor del Dalai Lama después de la muerte de este. La tradición indica que el liderazgo espiritual del budismo tibetano se reencarnará en un niño que será reconocido luego como Dalai Lama por los monjes de mayor jerarquía. Pero el líder espiritual actual ha dicho que será feliz si el título desaparece con su muerte.

Durante la entrevista en la residencia del Dalai Lama en Dharmsala, India, Oliver le preguntó si temía que las autoridades chinas designaran su sucesor. El Dalai Lama no respondió en forma directa, pero dijo que los líderes intransigentes chinos carecen de sentido común y de “esa parte del cerebro”.

“Me describen como un demonio”, dijo el Dalai Lama. “Entonces yo digo (que) soy un demonio con cuernos”, añadió, y se puso dos dedos a ambos lados de la cabeza.

“Lo que quieran decir, es su opinión. No tengo sentimientos negativos. Yo río, nada más”, dijo. “Practico para absorber la ira, suspicacia, desconfianza ajena y dar paciencia, tolerancia y compasión. Lo practico”.

Dejar respuesta