A Carlos Martínez siempre se le ha reconocido su talento en el montículo, con una recta que se acerca a las 100 millas–pitcheo que encabeza un diverso repertorio. Ahora, a sus 23 años, el dominicano está empezando a madurar como lanzador y con ello han llegado los buenos resultados como abridor.

Convocado a su primer Juego de Estrellas vía el Voto Final de los fanáticos, Martínez llegó a la pausa con récord de 10-3, efectividad de 2.53 y 113 ponches en 107.1 entradas.

“Me siento muy contento representando mi patria, mi bandera”, dijo Martínez al hablar de su primera convocación al Clásico de Media Temporada.

Martínez, quien ganó el quinto puesto en la rotación de los Cardenales al salir de los entrenamientos, ha sido pieza clave del cuerpo monticular del equipo-sobre todo tomando en cuenta las lesiones del as Adam Wainwright, el mexicano Jaime García y Lance Lynn. El quisqueyano encabeza el grupo de abridores de San Luis en ponches y salidas de calidad (al menos 6.0 entradas con tres carreras limpias permitidas o menos) con 14.

Para el derecho, no todo ha sido color de rosa en el 2015. En sus primeras dos aperturas de mayo, Martínez permitió 14 carreras y dio 11 bases por bolas. Sin embargo, de ahí en adelante el joven ha permitido más de tres vueltas en solamente una de 11 presentaciones, registrando 10 salidas de calidad en forma consecutiva.

¿Cuál ha sido la clave en esta tremenda racha?

“Mantenerme humilde en el montículo”, contestó Martínez. “Algunas cosas sucedieron, pero ya pasaron. Pero digo que de los errores uno aprende”.

Los “errores” que menciona Martínez, según el propio lanzador, tienen que ver con el control de las emociones en la lomita. Con el pasar del tiempo, el oriundo de Puerto Plata, R.D. ha aprendido a no salirse de sus casillas cuando las cosas no salen exactamente como él quiere.

Alguien que lo ha ayudado en ese sentido es su receptor en los Cardenales, el veterano Yadier Molina.

“Carlos es un muchacho talentoso. Tiene un talento increíble y ahora mismo está aprendiendo a manejar todo eso”, dijo Molina, quien también representa a San Luis en el 86 Juego de Estrellas. “Trato de ayudarlo en lo que yo puedo. Trato de mantenerlo en calma. Es un muchacho que tiene mucha energía, pero eso en un pitcher a veces hay que controlarlo”.

Martínez agradece el apoyo del cátcher puertorriqueño, considerado la crema de la receptoría de Grandes Ligas desde hace varios años.

“Yadi me ha dado bastante confianza con mis pitcheos, y de yo llevarme durante los juegos”, expresó el dominicano. “Me ha dado confianza y me ha ayudado a llevar esa buena racha”.

Ahora para Martínez, es cuestión de mantener ese ritmo en sus siguientes salidas, para tratar de ayudar a los Cardenales a ganar su tercer título seguido en la División Central de la Liga Nacional.

“Lo más importante que tenemos nosotros es que nos mantenemos trabajando fuerte, todos juntos”, dijo Martínez acerca del ambiente colectivo en San Luis. “Sé que vamos a ganar la Serie Mundial este año”.

Deja un comentario