Cientos de haitianos y africanos nativos de Zimbabwe, enfrentan deportaciones masivas desde diferentes ciudades de Canadá, luego de vencer el 1 de junio de este año un plazo dado a esos inmigrantes por las autoridades migratorias, para que se acogieran a un plan de legalización que contemplaba beneficiar a unos 3.200 extranjeros, informó este domingo Radio Canadá Internacional.

La radio estación dijo que las autoridades extendieron el plazo, pero que  en pocos días, cientos de haitianos que viven en Canadá podrían ser amenazados con la deportación si no solicitan su residencia permanente y que  la mayoría de ellos vive en la región de Montreal.

En diciembre del 2015, el gobierno de Ottawa anunció el fin de una moratoria sobre las deportaciones hacia Haití que estaba en vigor desde el 2004, concluyendo en que los riesgos para los haitianos ya no existían en el país caribeño.

Por ello, el gobierno federal les había dado a los haitianos sin estatus seis meses de plazo, o sea hasta el primero de junio de este año, para solicitar la residencia permanente que por motivos humanitarios, se les dará a los que califiquen.

Más de 3.000 haitianos se verían afectados por el fin del plazo y a principios de mayo, Ottawa había recibido sólo un tercio de las solicitudes. Muchos haitianos  lo supieron tarde por lo que el gobierno de Quebec y la comunidad haitiana esperan ahora un plazo suplementario.

En la organización conocida como “Maison d’Haití”, en el Norte de Montreal, los activistas que laboran ayudando a sus connacionales, están sobrecargados y tratan de auxiliar a sus compatriotas a preparar sus solicitudes.

“Incluso para una persona que ya tiene un título universitario es complejo llenar este documento” y calculé que hay muchas personas que no tienen la posibilidad de completar los formularios, también calculé  que las personas que no hablan muy bien el francés, deben redactar un texto explicativo”, dijo la activista haitiana   Marjorie Villefranche, directora de la organización comunitaria haitiana.

Ella  añadió que los que tienen los medios para pagar a un abogado para defender sus casos son muy escasos en la comunidad haitiana.

Explicó que “muchos haitianos están preocupados. Sus vidas están ahora en Canadá y cada uno tiene sus razones para no querer volver a vivir en su tierra natal. En su solicitud, deben explicar por qué corren riesgo en Haití, tanto por razones personales como por razones relacionadas con las condiciones difíciles del país”.

Algunos haitianos ilegales  le dijeron a Radio Canadá que sus vidas estarían en peligro si regresan a Haití. Muchos alegan que sus familias, que  perdieron todo en el terremoto del 2010, simplemente no tienen los medios  de recibirlos.

Para otros, que han reconstruido sus vidas en Canadá, simplemente no hay nada ni nadie que les espere en Haití.

Entre los requisitos exigidos por el gobierno canadiense está el de que en una solicitud de visa humanitaria, no sólo se debe relatar la historia del peticionario, sino que también hay que demostrar todo lo que se afirma.

“Los formularios de inmigración son muy exhaustivos. Exigen detalles de la persona y todas las informaciones deben ser probadas obligatoriamente. Por ejemplo, si alguien ha estado enviando dinero a su familia en Haití, tendrá que mostrar los recibos”, agregó la activista.

 Indicó que se trata de particularizar cada caso, lo que requiere una investigación a profundidad de los solicitantes.

“Nadie aquí tiene el tiempo para hacer esa investigación”, dijo Colin Pratte, un activista voluntario en la Maison d’Haití.

En Quebec, el gobierno pidió tres meses adicionales al Departamento Federal de Inmigración para permitir que más inmigrantes presenten sus solicitudes, lo que llevaría la fecha límite hasta el 31 de agosto.

Pero respuesta del Ministro de Inmigración, Chris Alexander, fue negativa.

“Entre febrero del 2004 y el primero diciembre del 2014, la suspensión temporal de las deportaciones, fue prolongada más de una docena de veces. Una gran parte de los haitianos aprovechó este periodo para regularizar su situación en Canadá. El periodo suplementario de otros seis meses concedido en el pasado por este tipo de situación y que se termina el primero de junio de 2015, es un plazo razonable”, djo el ministro Alexander.

“Nuestro ministerio ha enviado cerca de 4.700 cartas recordándoles a los afectados, además de haber creado una dirección de correo electrónico y una línea telefónica para responder a las preguntas”, dijo por su parte Kevin Menard, portavoz del Ministerio de Inmigración

Los representantes de la comunidad haitiana piden al gobierno canadiense una nueva moratoria y conceder una amnistía a los haitianos presentes en Canadá desde el 2010 y antes, si no tienen antecedentes penales.

Las razones dadas por Ottawa para poner fin a la moratoria son las de que Haití no está en guerra y no vive graves conflictos civiles, la ayuda internacional continúa, entre ella, la contribución de Canadá, las personas desplazadas al interior del territorio haitiano  fueron reinstaladas en  viviendas más seguras.

También que las condiciones de vida en general, la estabilidad política y el nivel de seguridad han mejorado, que otros países, como Francia y Brasil ya hicieron regresar a los haitianos a Haití, además de hay vuelos internacionales regulares desde y hacia Haití, y un número significativo de haitianos viajan entre su país y Canadá.

Los haitianos en riesgo de deportación, se mantienen movilizándose en distintos puntos de Canadá, reclamando la extensión del plazo y que no sean deportados.

Deja un comentario