Brasilia,(EFE).- El Gobierno brasileño anunció ayer un acuerdo por el que le concede la residencia permanente a 43.781 inmigrantes haitianos que ingresaron a Brasil en los últimos cinco años pero a los que no puede acoger jurídicamente como refugiados.

El “acto conjunto de reconocimiento, autorización y concesión de permanencia a inmigrantes de ciudadanía haitiana en Brasil” fue suscrito hoy en Brasilia por los ministros de Justicia, José Eduardo Cardozo, y Trabajo, Miguel Rossetto.

El acuerdo permitirá que los haitianos, que ingresaron a Brasil por el estado amazónico de Acre desde Perú o Bolivia, puedan legalizar su situación en el país y obtener el documento laboral exigido por los empleadores en las contrataciones.

“Este acto establece un plazo de hasta un año para que ellos puedan solicitar su documento de identidad de extranjero. Esos haitianos son acogidos formalmente por Brasil con estabilidad y seguridad”, afirmó el ministro de Trabajo. Cardozo aclaró que Brasil no les concedió la ciudadanía brasileña a los inmigrantes sino el visado de residente permanente que generalmente se otorga a extranjeros por tener cónyuge o hijos brasileños.

“Esa autorización de permanencia es muy importante porque evita que los inmigrantes tengan que solicitar inicialmente un visado provisional y porque les da una perspectiva de permanencia definitiva para que puedan residir y disfrutar de todos los derechos de un extranjero en Brasil”, aseguró.

Según el ministro de Justicia, la permanencia les ofrece a los haitianos nuevas oportunidades de trabajo, inserción social y participación en los programas asistenciales del Gobierno.

Los haitianos, que ingresan a Brasil principalmente por Acre tras ser transportados por “coyotes” en rutas que pasan por Panamá, Ecuador, Perú y Bolivia, inicialmente solicitaban el estatus de refugiados en el país.

El Gobierno, sin embargo, venía concediéndoles a cuenta gotas visados provisionales de residencia, que les permitían establecerse en el país, trabajar legalmente y llevar a sus familiares. Ese permiso les permitía viajar desde Acre hasta ciudades del sur y del sureste de Brasil en donde diferentes empresas les ofrecieron empleos, en su mayoría sin calificación y de baja remuneración. Hasta ahora ninguno había obtenido el estatus de refugiado.

Según cifras del Comité Nacional de Refugiados (Conare), el número de extranjeros acogidos por Brasil como refugiados se duplicó en los últimos cuatro años, desde 4.218 en 2012 hasta 8.400 en los primeros siete meses de 2015.

De acuerdo con el Conare, el país con mayor número de refugiados en Brasil es Siria (2.077), seguido por Angola (1.480), Colombia (1.093), Congo (844), Líbano (389), Liberia (257), Irak (250), Sierra Leona (169), Palestina (272) y Bolivia (151). EFE

Deja un comentario