LA PAZ.- Bolivia y Estados Unidos concretaron este martes después de muchos años un primer paso para mejorar sus relaciones, después de lo logrado por Washington y Cuba que tendrá el viernes un hito con la apertura de la embajada estadounidense en La Habana.

El acercamiento fue protagonizado por el propio presidente de Bolivia, Evo Morales, y el encargado de Negocios de EE.UU., Peter Brennan, que es el máximo representante de su país en La Paz, con una reunión en la Presidencia y una comparecencia ante los medios.

Se trata del primer encuentro de Morales y un alto representante estadounidense en La Paz, desde que en mayo de 2009 el mandatario recibió al entonces secretario adjunto de Washington para América Latina, Thomas Shannon, hoy consejero del Departamento de Estado.

Morales dijo que Brennan pidió la reunión y le informó que tiene como mandato mejorar las relaciones, que se encuentran a nivel de encargados de Negocios desde que en septiembre de 2008 se produjo la expulsión de los embajadores Philip Goldberg y Gustavo Guzmán.

En la reunión no se definió una fecha para intercambiar embajadores, pero sí se abordó los avances que hay en la relación comercial de ambos países, marcada por el aumento de las exportaciones bolivianas.

El mandatario subrayó ante los medios que antes Estados Unidos le sugería no tener relaciones con Cuba e Irán, pero hoy la potencia sí tiene un buen relacionamiento con esos países, según sostuvo.

“Nosotros no podemos estar fuera de estas relaciones en un contexto internacional muy importante en lo político y estamos acá para retomar las buenas relaciones con el Gobierno de EE.UU.”, dijo.

Morales irá a Cuba el jueves para celebrar los 89 años del líder cubano Fidel Castro con la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), a la que pertenecen ambos países, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Granadinas, Santa Lucía y Antigua y Barbuda.

Al día siguiente, el secretario de Estado, John Kerry, oficializará la apertura de la embajada de su país en La Habana e izará su bandera como símbolo del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, tras 54 años.

Morales también comentó la semana pasada que EE.UU. “está avanzando en relaciones diplomáticas con Venezuela de manera reservada”.

No obstante, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo en las últimas horas que esta semana “una comisión especial” presentará ante Estados Unidos las pruebas de un supuesto plan desestabilizador dirigido por el Comando Sur al que llamó “plan buitre”.

Todo apunta a que el primer paso de significación política entre Morales y el Gobierno de Barack Obama está alentado por las cifras positivas de las ventas bolivianas al mercado estadounidense.

“Estamos exportando bien y saludo también las gestiones que hace de este comercio el Consejo Económico, pero a partir de esta reunión quisiéramos acelerar estas relaciones entre el Gobierno de Bolivia con el Gobierno de Estados Unidos”, dijo el mandatario boliviano.

El llamado Consejo Económico es una instancia de reuniones entre la embajada de EE.UU. y el Gobierno boliviano para tratar las posibilidades de cooperación, comercio e inversiones.

Según estadísticas oficiales, las exportaciones de Bolivia a Estados Unidos aumentaron un 300 % en el período 2006-2014, al pasar de un valor de 300 millones de dólares a 1.200 millones de dólares.

Estados Unidos es el tercer socio comercial de Bolivia detrás de Brasil y Argentina, pero el comercio con esos países suramericanos está dominado por las exportaciones de gas natural boliviano.

Morales destacó que es la primera reunión después mucho tiempo y ofreció “seguir conversando y avanzando para las nuevas relaciones”.

Al despedirse, el presidente obsequió a Brenann su autobiografía y el “Libro del Mar”, sobre la demanda marítima de su país.

“Finalmente para que esta visita no sea en vano estos recuerditos de Evo Morales y el tema del mar”, dijo el mandatario a Brenann.

Brennan destacó que existen “intereses mutuos” para mejorar las relaciones bilaterales y los avances para que el sector privado productivo boliviano participe en los programas de su país.

En unas declaraciones a los medios, Brennan subrayó la importancia de la visita Kerry a La Habana al considerar que “es algo muy alentador”, porque “cambia la relación en la región en general”.

Pese a la escenificación de la voluntad para mejorar las relaciones, horas más tarde en un acto ante campesinos de su país, Morales volvió a relacionar a EE.UU. con supuestos planes para desestabilizar a los gobiernos “antiimperialistas” de la región. EFE

Deja un comentario