Los beneficios que tiene la miel son interminables. Ese dulce natural que cautiva a muchos, tiene propiedades que no solo nos benefician a nivel interno, sino también puede ser un gran aliado en tu rutina de belleza.

El Dr. Ron Fessenden, presidente del Comité para la miel y la salud en los Estados Unidos y autor del libro “La Revolución de la miel: restablecimiento de la salud de las generaciones futuras, indica que entre los beneficios fisiológicos de la miel están el de regular el azúcar en la sangre – aunque nos parezca contradictorio -, promover la recuperación del sueño y reducir el estrés metabólico.

Pero la verdad es que tendríamos que dividir en varios capítulos este artículo, si continuamos mencionando las propiedades de la miel para nuestro cuerpo. Pero en esta ocasión, hablaremos de los beneficios que tiene para la salud y belleza de nuestra piel.

Hidratación al máximo

El Dr. Fessenden destaca como el principal beneficio de la miel el poder de hidratación. Recomienda su uso directo en la piel áspera o disolverla en agua y darse baños con esta. De esta forma aprovechamos sus propiedades curativas y suavizantes.

Si tu problema son los labios ultra secos, entonces te recomienda dejarte la miel durante unos minutos sobre los labios para permitir que se ablanden. Así se eliminarán esos molestosos “pellejitos”.  

Adiós a las heridas, quemaduras y úlceras

La propiedad antibacteriana de la miel permite prevenir la infección de quemaduras o heridas menores. Según el Presidente del Comité para la miel y la salud, la densidad de la miel protege contra bacterias y suciedad que entran en una herida. Recomienda aplicar la miel en el corte o herida y cubrirla con una venda para poder absorber todos sus beneficios.

Para el acné y otros problemas cutáneos

La mayoría de la gente sufre de acné al menos una vez en la vida. Las causas más importantes son el desequilibrio hormonal y la colonización bacteriana de la piel. Según el Dr. Fessenden la miel es una de las mejores opciones para el tratamiento del acné causado por bacterias, ya que como agente antimicrobiano, actúa por medio de diversos mecanismos:

  • Priva a los microbios de la humedad que necesitan para sobrevivir.
  • Actúa como un agente quelante, alterando los procesos celulares de las bacterianas que requieren hierro.
  • Las abejas además añaden una enzima llamada glucosa-oxidasa. Al aplicar la miel sobre la herida, esta enzima produce la liberación local de peróxido de hidrógeno. Este peróxido se comporta de manera similar al popular medicamento contra el acné, el peróxido de benzoilo: rompe las paredes celulares de las bacterias.
  • Reduce el pH de la superficie de la piel sobre la que se aplica. La miel tiene un pH entre 3,2 y 4,5. Esta acidez es suficiente para matar la mayoría de los microbios.

Así que no solo endulces tus frutas, pancakes o pan dulce con miel, tu cuerpo y tu piel también te lo agradecerán.

 

Deja un comentario