NAIROBI, Kenia. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el domingo a los keniatas que su país está en una encrucijada y les instó a “escoger la senda del progreso” y continuar su lucha contra la corrupción, la desigualdad y la exclusión de mujeres y niñas.

Obama cerró su histórica visita al país donde nació su padre con un discurso en el que elogió los grandes progresos de Kenia, incluso en el tiempo que ha pasado desde que él nació. Sin embargo, afirmó, el país puede ir incluso más allá. “Pueden elegir la senda del progreso, pero requiere tomar algunas decisiones importantes”, dijo Obama en un discurso a miles de keniatas que abarrotaron un estadio cubierto en Nairobi.

Miles de personas se acercaron al recorrido que siguió el convoy de Obama hasta el recinto, y el discurso se emitió en directo por la televisión local. Obama se convirtió el primer presidente estadounidense en el cargo que visita Kenia con su llegada la semana pasada, años después de su primera legislatura y cuando muchos empezaban a impacientarse esperando el regreso de un hombre al que consideran hijo del país.

Obama había visitado Kenia en 2006 cuando era senador. En el estadio donde ofreció su discurso fue presentado por Auma Obama, su medio hermana por lado paterno, y que lo describió como “mi hermano, su hermano, nuestro hijo”. Obama describió en sus palabras la evolución de Kenia desde el colonialismo y el aislamiento a la independencia y el compromiso global desde que obtuvo la independencia de los británicos hace unos 50 años, en diciembre de 1963.

Sin embargo, señaló, hay desafíos por delante. El presidente instó a los kenianos, y en especial a sus líderes futuros, a combatir la corrupción y los conflictos tribales, crear oportunidades para todos, mejorar la educación y la atención sanitaria, tratar mejor a las mujeres y afrontar la amenaza del terrorismo.

Deja un comentario