Un avión con 292 pasajeros aterrizó de emergencia este jueves en el aeropuerto internacional de Copenhague debido a una alerta de posible bomba que posteriormente fue desestimada.

Se trata de un vuelo con destino a New York en el que fue encontrado un bolso con un artefacto, que luego se determinó que se trataba de una cámara fotográfica.

El avión pertenece a la compañía Turkish Airlines. Perros entrenados y especialistas del Ejército rastrillaron el avión, dijo el vocero policial Christian Olsgaard.  El piloto del avión aterrizó en Copenhague y carreteó hasta un extremo remoto del aeropuerto, donde los pasajeros fueron evacuados.

Deja un comentario