BONAO, Monseñor Nouel.-La directora general del hospital público Pedro E. De Marchena, doctora Caridad Acosta Guzmán, confirmó la existencia de un brote de cólera que afecta a decenas de moradores de varias secciones de este municipio.

Indicó que desde el pasado jueves hasta la fecha en el centro de salud estatal han sido atendidas 65 personas, de las cuales solo tres quedan internas debido a que no han podido superar los malestares de la enfermedad.

“Aquí tenemos una anciana de más de 90 años todavía, pero la mayoría han sido atendidos y despachados”, subrayó la doctora Acosta Guzmán. Precisó que la mayor cantidad de afectados residen en los sectores de los Arroces, la Selva, Jayaco y Masipedro.

Asimismo, una joven de la comunidad del Abanico, Constanza, fue atendida en este hospital. La directora del hospital público local informó que están recibiendo respaldo del nivel central de Salud Pública, el INAPA y del Cuerpo de Bomberos.

“La causa del brote es el consumo de agua contaminada, principalmente del río Masipedro y de algunos canales de riego”, subrayó la doctora Caridad Acosta Guzmán.

Del total de afectados, la doctora Acosta Guzmán informó que se atendieron tres haitianos residentes en Masipedro, pero negó que éstos hayan sido los causantes del problema.

La señora Luis María Delgado, de los Arroces Abajo declaró que cientos de familias en esa comunidad y otras vecinas reciben agua del INAPA, pero que al parecer no la están tratando con los métodos necesarios, porque varios vecinos suyos también resultaron aquejados del cólera.

También se comprobó que en varias clínicas privadas de la provincia personas permanecen internas con los síntomas del cólera, que son vómitos, fiebre y diarrea.

La directora del hospital Pedro E. De Marchana confirmó que durante el año 2010 se detectaron más de 100 casos de cólera en la localidad, precisamente por el consumo de agua contaminada.

Deja un comentario