Taipei, (EFE).- El Centro Nacional de Emergencias de Taiwán elevó hoy a 44 la cifra de fallecidos por el terremoto de 6,4 grados en la escala de Richter que asoló el sábado el sur de la isla, mientras que los bomberos estiman que 97 personas siguen atrapadas entre escombros en la ciudad de Tainan.

En esa ciudad, la más afectada por el seísmo, prosiguen sin pausa las operaciones de rescate para salvar a los desaparecidos, con 21 grúas y equipos de a pie.

Hasta la fecha, cinco días después del seísmo, se han confirmado 44 muertos, 548 heridos y 84 hospitalizados, 21 de ellos en estado muy grave, tras la recuperación, hoy, de nuevos cadáveres todavía sin identificar.

Desde que se intensificó el trabajo de las grúas, el martes, sólo se han recuperado cinco cadáveres y ningún superviviente en el edificio derrumbado Weiguan Jinlong (Dragón Dorado), donde se han encontrado 42 de los 44 cadáveres, debido a las dificultades de acceso a los lugares donde se detectaron señales de vida.

Los familiares de los atrapados siguen frente al edificio las labores de rescate, con protestas puntuales ante el uso de las grúas y los frustrantes resultados en las últimas 24 horas, en las que la labor se ha centrado en abrir camino hacia dos bloques sepultados bajo otros.

Los supervivientes cuentan sus historias tales como la de Ko Ching-chung, que trató de evitar la asfixia de su novia manteniéndose de pie apoyado contra una pared durante más de 20 horas, hasta que no pudo más y cayó sobre el cuerpo de su pareja.

“Hacia el final, ya había renunciado, no tenía fuerzas para sostenerme más, caí sobre mi novia y ella me dijo que no me preocupara y al poco tiempo nos rescataron”, dijo Ko a la cadena de televisión local FTV.

Ko se cuenta entre los más de 300 supervivientes de este fatal terremoto, tal como la niña de 8 años Lin Su-chin, rescatada el lunes junto con su tía, y que lo primero que dijo fue: “quiero comer gelatina, helados, cosas dulces”.

Mientras tanto, se multiplican las donaciones privadas y públicas para los damnificados en el terremoto, con campañas en las decenas de miles de tiendas de 24 horas de la isla dirigidas al público en general, y millonarias donaciones de empresarios y artistas.

El gobierno taiwanés agradeció la ayuda y donaciones de Japón, Estados Unidos y China, y la participación de equipos de rescate de Japón y China tras el fatal seísmo.

Japón prometió un millón de dólares en donaciones; Estados Unidos, medio millón; y China, 304.059 dólares (dos millones de yuanes).

La Fiscalía de Tainan ordenó este martes la detención de los constructores del edificio Weiguan Jianlong, donde han sido encontrados la mayoría de los cadáveres recuperados hasta ahora.

El ministerio público acusó de negligencia profesional a Lin Ming-hui, presidente de la constructora que levantó la edificación, y a sus socios Chang Kui-an y Cheng Chin-kui, también ejecutivos de la empresa.

Dentro de los pilares de ese edificio, donde se hallaron 42 de los 44 fallecidos confirmados por el momento, se han encontrado latas vacías y espuma de poliestireno, lo que desencadenó el inicio de una investigación ante las sospechas de que pudieron haber deficiencias en su construcción.

El seísmo de 6,4 grados de magnitud tuvo su epicentro en la aldea de Meinung, al sur de Taiwán y a 16,7 kilómetros de profundidad, y sacudió el sur de la isla a las 03.57 hora local (19.37 GMT del viernes), según el Servicio Meteorológico Central. EFE

Deja un comentario