Ariana Grande debe bañarse en ruda porque entre sus caidas en el escenario, accidentes de producción y ahora el susto en un avión, cada vez vive algo peor. La cantante está pasando por una de las mejores etapas de su vida pero los incidentes no se alejan de ella.

Días atrás Ariana Grande pasó el susto de su vida cuando se dirigía a la ciudad de Houston, Texas. En el avión donde se encontraba la cantante y sus bailarines, se alertó de un posible riesgo de descenso. Incluso hasta las mascarillas de oxigeno cayeron haciendo que el miedo aumente en Ariana Grande.

Felizmente para la cantante y el resto de tripulantes el incidente no pasó de ser una simple alerta y una anécdota capturada por Alfredo Flores, el fotógrafo privado de la nueva diva del pop.

Dejar respuesta