BUENOS AIRES, EFE. Argentina celebrará el próximo domingo comicios generales para elegir presidente, once gobernadores y renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, además de votar por primera vez a los parlamentarios del Mercosur.

Seis son los aspirantes a la Presidencia en la elección con menos candidaturas a presidente y diputados desde el retorno a la democracia al país, en 1983.

Además, todas las fórmulas presidenciales se presentan con alianzas por primera vez en la última etapa democrática.

Unas 32 millones de personas están convocadas a votar en cerca de 95.000 mesas mixtas, distribuidas en 13.880 centros de votación.

Los ciudadanos votarán listas de candidatos para presidente y vicepresidente, 130 diputados y 24 senadores, y once gobernadores, entre ellos el de la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país y tradicional bastión peronista.

La novedad de estos comicios será la elección, por primera vez, de legisladores para el Parlamento del Mercosur, 19 de nivel nacional y 24 en representación de cada una de las provincias argentinas más la capital del país.

Argentina es el único país donde el candidato presidencial ganador debe reunir el 45 por ciento de los votos o el 40 por ciento con diez puntos de diferencia sobre el segundo más votado para convertirse en mandatario en primera vuelta.

De lo contrario, habrá una segunda ronda electoral, el 22 de noviembre, por primera vez en democracia.

La representación en la Cámara de Diputados se distribuirá entre aquellas fuerzas que superen el 3 por ciento de los votos.

En el caso del Senado, la fuerza política más votada conseguirá los dos senadores por la mayoría, mientras que la segunda obtendrá la representación por la minoría.

El voto en las elecciones generales es obligatorio para los argentinos de entre 18 y 75 años y optativo para los jóvenes de 16 y 17 años.

En Argentina se vota con boletas de papel, que se introducen en sobre cerrado en una urna de cartón en cada mesa de votación.

Al momento de sufragar, es posible cortar las papeletas de modo que los votantes pueden elegir a una fuerza política diferente por cada categoría.

Los candidatos que competirán este domingo fueron definidos en las elecciones primarias abiertas, obligatorias y simultáneas celebradas el pasado 9 de agosto.

Las agrupaciones políticas que se presentan en las elecciones nacionales debieron obtener en las primarias al menos el 1,5 por ciento de los votos válidos en el distrito para la categoría de cargo en la que pretendían competir.

En esos comicios compitieron quince precandidatos a la Presidencia, de los cuales nueve quedaron eliminados, bien porque perdieron la interna dentro de su mismo frente o bien porque, aun como únicos postulantes dentro de su espacio político, no reunieron los votos necesarios para concurrir el próximo domingo.

Las principales fórmulas habilitadas son la del gobernante Frente para la Victoria, integrada por el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, y el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini; y la del frente conservador Cambiemos, encabezada por el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, con la senadora Gabriela Michetti como candidata a vicepresidente.

También se presentan la fórmula de Una Alianza Alternativa (Una, peronismo disidente), integrada por el diputado Sergio Massa y el electo alcalde de la norteña ciudad de Salta, Gustavo Sáenz, y el Frente Progresista -compuesto por el Partido Socialista, Gen y Libres del Sur-, liderado por la diputada Margarita Stolbizer, con el radical Miguel Ángel Olaviaga como compañero de fórmula.

Completan la lista de candidaturas Compromiso Federal (peronismo disidente), con el expresidente interino de Argentina (2001) Adolfo Rodríguez, y la senadora Liliana Negre de Alonso como candidata a vicepresidente; y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, con Nicolás del Caño como candidato a presidente y Myriam Bregman como compañera de fórmula. EFE

 

Deja un comentario