QUISQUEYA.- La vida de Araceli Ramírez se vino abajo cuando dos de sus tres hijos fallecieron en un incendio que destruyó su humilde casita.

En el siniestro perdió a su hijo de un año y ocho meses y a su pequeña niña de apenas ocho meses. Las lágrimas en sus ojos revelan sus sentimientos: “Nada me consuela, extraño a mis hijos”.

A pesar del desconsuelo que la agobia, espera y desea seguir adelante. Proyecta retomar sus estudios y continuar trabajando para criar y darle una buena educación a su pequeño de tres años que pudo sobrevivir a la tragedia que ocurrió hace 20 días.

En su meta de seguir adelante recibirá el apoyo del Estado, pues ella es beneficiaria de una de las 256 viviendas que entregará hoy el presidente Danilo Medina en este municipio y otras comunidades de la provincia San Pedro de Macorís.

Nueva casa, nuevo comienzo
Madre soltera, Araceli trabaja como doméstica en una casa de familia. Tenía cinco años habitando en una pequeña casa fabricada con trozos de madera y techada de zinc. El voraz incendio destruyó también todos sus ajuares, por lo que luego de la tragedia tuvo que refugiarse en la casa de su madre.

Su nueva vivienda en el proyecto Invi-Villa Progreso está completamente amueblada.

Al recibir la noticia de que tendrá su casa dice, con voz entrecortada, que el dolor que lleva en el alma no se lo quita nadie, pero agradece todo el apoyo y ayuda que está recibiendo del Gobierno.

Casa para Domingo Rosario
Otro beneficiado con un apartamento es el destacado atleta Domingo Rosario, de 51 años, exaltado el año pasado al Salón de la Fama del Deporte de San Pedro de Macorís.

Rosario tiene tres hijos. Vive con su esposa y los dos niños más pequeños en una humilde casa donde comparte su habitación con los chiquitos de tres y cuatro años y debe pagar tres mil pesos de renta.

Oriundo de Quisqueya, comenzó a practicar básquetbol a los nueve años. Siendo Quisqueya un municipio de gran cultivo de caña, a los 16 años empezó a trabajar en la industria azucarera, mientras estudiaba y jugaba. Un año después pasó a formar parte del equipo del club Mauricio Báez.

Cumpliendo los 17 años pasó a ser miembro de la Selección Nacional de Básquetbol Juvenil, ganando el torneo Centro Básquet, en 1983. En ese mismo año participó en el mundial, en Palma de Mallorca, España.

Anhelaba un hogar para mis hijos
Al año siguiente se fue a estudiar a Estados Unidos con una beca y mientras estudiaba Administración de Empresa, seguía jugando básquet, pero las cosas se contrariaron cuando se fracturó una pierna en un accidente automovilístico. Después de eso, cambió de carrera y estudió Educación Física.

Afortunadamente se recuperó de la lesión y continuó jugando. Al retornar al país volvió al Club Mauricio Báez, donde permaneció por 14 años. También fue parte del sexteto del Club Corre Camino de Quisqueya, siendo parte del equipo, ganaron el Torneo Nacional, junto a Jey Payano y otros jugadores.

Cambio positivo en su vida
Desde 1996 labora como maestro de Educación Física en la escuela Eugenio María de Hostos de su natal Quisqueya.

“Es la primera vez que voy a tener mi casa propia. Es el anhelo que siempre he tenido de poder darle a mis hijos un hogar, creo que esto va a dar un cambio positivo en mi vida; es algo que vamos a agradecer de por vida”.

Trabajo social
Domingo es presidente del Club Quisqueya, que tiene el equipo Los Correcaminos de Quisqueya, que funciona desde el 1981. Fue representante del Ministerio de Deportes y en la actualidad también preside una liga de jugadores profesionales añejos, (de la tercera edad).

Lleva a cabo un importante trabajo con los jóvenes de Quisqueya para que se alejen de los vicios a través del fomento de los deportes.

Si quieres conocer más:
Araceli: “Este dolor nadie me lo cura, pero agradezco el apoyo que me han dado”. Fotos

 

Deja un comentario