El ministro de Educación, Andrés Navarro, dispuso la reparación urgente de alrededor de más de 90 planteles escolares en diversas provincias del norte que resultaron afectados por el paso reciente por el Caribe del huracán Mathew, así como por los torrenciales aguaceros caídos en los últimos días.

Está situación obligó a suspender la docencia para garantizar la integridad física de estudiantes, docentes y el personal administrativo de los planteles.

Navarro instruyó el viceministro administrativo, Radhamés Rodríguez, coordinador general de las siete comisiones técnicas que evaluaron las condiciones de los centros educativos, para que se inicien los procedimientos correspondientes para la reparación inmediata de los planteles.

Los daños causados por los torrenciales aguaceros y las inundaciones, en su mayoría corresponden al colapso parcial o total de verjas perimetrales, averías en instalaciones sanitarias y eléctricas, filtraciones de techo, deslizamiento de suelos, agrietamiento de muros, entre otros problemas estructurales.

El funcionario decidió mantener en sesión permanente las comisiones técnicas de ingenieros y arquitectos que rindieron un informe preliminar de los planteles evaluados en Puerto Plata, Santiago, María Trinidad Sánchez, Monseñor Nouel, Montecristi, La Vega, Hermanas Mirabal, Sánchez Ramírez y otras provincias.

Instruyó al departamento de alquiler del Minerd para que proceda a rentar los locales que sean necesarios para reanudar la docencia en el menor tiempo posible en aquellos planteles donde no se pueda desarrollar las actividades docentes mientras se rehabilitan los planteles, para  evitar la pérdida prolongada de clases.

“Tenemos que evitar que se pierdan más días de clase, sobre todo en aquellos planteles con Jornada de Tanda Extendida, dado que esa situación de suspensión también repercute en la situación de las familias”, refirió.

Navarro dispuso, asimismo, que se tomen las medidas administrativas y financieras  pertinentes que permitan agilizar las reparaciones de los centros educativos afectados, al tiempo que instruyó a la Dirección de Descentralización y de Participación Comunitaria del Minerd, para que integre a los directores de los centros educativos, directores distritales, a las asociaciones de padres y amigos, las juntas de vecinos y otros sectores de la sociedad civil, en las tareas de limpieza y saneamiento de las escuelas afectadas por las inundaciones, “porque debemos involucrar a todas las fuerzas sociales y verlo como un compromiso social de todos”.

Destacó que el Minerd está muy atento, de manera  permanente a la comunidad educativa, “y en este caso garantizamos dar rápida solución a los daños sufridos por los planteles escolares, en una labor inter institucional coordinada con el Ministerio de Obras Públicas, las empresas distribuidoras de energía, el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillado (INAPA), las alcaldías y cuantas entidades sea necesario integrar.

Según el informe presentando al ministro Navarro, 18 de los centros educativos que resultaron con daños pertenecen la provincial Puerto Plata, nueve  a La Vega, seis  en Santiago, uno en Tenares, dos  Montecristi, cinco Las Terrenas, cuatro Nagua, tres Espaillat, 11 Barahona, tres San Cristobal, tres Cotuí, tres Valverde, cuatro  en San Pedro de Macoris, dos en Hato Mayor, uno en La Romana, uno Azua, uno en San José de Ocoa, cinco en Santo Domingo, dos en Bonao, dos Dajabón y dos en San Francisco de Macoris, entre otras.

Deja un comentario