Rafael Polanco, presidente de la Asociación Nacional de Detallistas de Gasolina (Anadegas)

El presidente de la Asociación Nacional de Detallistas de Gasolina (Anadegas) llamó a todos los sectores de la vida nacional a respaldar el proyecto de reforma fiscal del Gobierno al plantear que la iniciativa es necesaria para mantener la estabilidad macroeconómica y social del país.

Rafael Polanco sostuvo que peor que una reforma es la inestabilidad económica,  la macroeconómica y la devaluación del dólar que traerían muchos males sociales.

A través de una nota de prensa, aseguró  que, aunque la reforma es un trago amargo, es necesaria su implementación para la buena marcha del país en término económico y social.

“Llamamos a todos los sectores a respaldar la reforma fiscal, porque a pesar de ser un trago muy  amargo, hay que saber que peor que es la inestabilidad económica, de la macroeconomía y la devaluación de la tasa del dólar”, expuso el presidente de la Anadegas.

Polanco dijo que hay que buscar el consenso para impulsar esta reforma y el Estado tiene que poner sus mayores esfuerzos para que afecte lo menos posible a los sectores de menores ingresos.

Expuso que es indiscutible que la reforma fiscal afectará a los sectores productivos con un incremento de los impuestos, pero insistió que esa medida es necesaria para evitar que el país caiga en una inestabilidad económica de consecuencias negativas.

Asimismo, elogió la decisión del Gobierno de excluir de la reforma más de 60  artículos de la canasta familiar para no cargar con más impuestos a las clases más necesitadas.

Polanco dijo que esa acción es muy positiva porque no se gravará con más impuestos artículos básicos del diario vivir de la gente pobre.

Al igual que  representantes del área empresarial, del comercio y la agroindustria y otros, el presidente de la Anadegas consideró necesaria esta reforma es importante para que el Gobierno se provea de recursos para mayor inversión en la educación,  salud, las pequeñas y medianas empresas y la agropecuaria, entre otras áreas prioritarias

En tanto, el empresario José Luis Corripio (Pepín) sostuvo que el déficit fiscal del Gobierno hay que taponarlo de alguna forma con recursos y consideró que la carga debe caer sobre el que pueda aceptarla y asumirla y no sobre las clases desposeídas.

“Si la economía se reactiva todo lo que estamos en condiciones de acceder a la parte económica de la producción tendremos más consumidores. “Si  el país mejora, mejoramos todos”, apuntó Corripio al referirse a la necesidad de la reforma fiscal.

A favor de la implementación de la reforma se han pronunciado miembros de la cúpula empresarial dominicana, incluido directivos del Consejo Nacional de Hombres de Empresas (Conep), de la Asociación de Industria de la República Dominicana, de la Asociación Dominicana de Exportadores, directivos de las principales entidades de empresas e industriales, de núcleos de profesionales, así como representantes de la Iglesia Católica.

Fuente

Dejar respuesta