WASHINGTON.- El secretario general de la OEA, Luis Almagro, visitará Honduras este fin de semana con el fin de impulsar el diálogo nacional propuesto por el presidente Juan Orlando Hernández y tratar de replicar la eficacia con la que el organismo actuó ante la reciente crisis política en Guatemala.

La Presidencia de Honduras dijo hoy en Twitter que Almagro llegará “en las próximas horas”, sin precisar cuando exactamente, y la Organización de Estados Americanos (OEA) tampoco dio fechas ni de llegada ni de comienzo del programa de la visita, pero algunas fuentes no oficiales indican que comenzará el viernes.

El propio Almagro, en la misma red social, dijo solo que visitará Honduras en compañía del diplomático chileno John Biehl del Río, el “facilitador” designado por la OEA para el proceso de instalación del diálogo.

Desde su llegada a la OEA a finales de mayo, Almagro ha querido poner en marcha una agenda “más proactiva”, de “no esconderse” ante los problemas y tratar de dar “voz” tanto a la oposición como al Gobierno en los países donde haya algún conflicto, explicaron a Efe fuentes cercanas a la Secretaría General del organismo.

Según esas fuentes, en Honduras tanto Almagro como el “facilitador” de la OEA buscarán, además de fomentar el diálogo convocado por Hernández, potenciar “un cambio cultural” frente a la corrupción y la impunidad.

La lucha contra esos dos problemas es lo que persigue el diálogo nacional “sin condiciones” propuesto el pasado 23 de junio por el presidente hondureño.

Un millonario desfalco en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), descubierto en 2014 y que salpica a funcionarios de los últimos tres gobiernos, empresarios, políticos y periodistas, provocó el surgimiento del movimiento conocido como “Oposición Indignada”.

Esos “indignados”, que promueven desde mayo las “marchas de las antorchas” por las principales ciudades del país, rechazan el diálogo planteado por Hernández y exigen la renuncia del presidente, así como la creación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad similar a la auspiciada en Guatemala por las Naciones Unidas.

La reciente crisis política en Guatemala fue precisamente la primera prueba de fuego para Almagro, excanciller de Uruguay, y su promesa de “renovar” la OEA, al colarse ese asunto por sorpresa en la Asamblea General del organismo celebrada en Washington a mediados de junio.

En esa Asamblea, la OEA se mostró eficaz y rápida al dar un respaldo unánime al Gobierno de Guatemala, con una resolución que rechazó “toda ruptura del orden constitucional” en ese país y pidió mantener la fecha electoral del 6 de septiembre.

La misión de observación designada por la OEA para esos comicios de septiembre en Guatemala ya comenzó su trabajo en el país la semana pasada.

No obstante, las manifestaciones contra la corrupción, que exigen además aplazar las elecciones y la renuncia del presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, continúan y este miércoles estuvieron comandadas por diversas organizaciones de campesinos.

La OEA también observará las elecciones legislativas del próximo domingo en Haití y también las presidenciales de octubre.

Según fuentes del organismo, las solicitudes de misiones de observación electoral por parte de los países del continente “se están incrementando” por el reconocimiento que tienen a nivel internacional.

Almagro también ofreció enviar una misión de observación electoral de la OEA para los comicios parlamentarios del próximo 6 de diciembre en Venezuela y hace un mes dijo haber recibido una invitación oficial del Gobierno del presidente Nicolás Maduro para visitar pronto el país.

No obstante, no parece probable que esa visita ocurra en el corto plazo tras las recientes críticas de varios miembros del Gobierno de Venezuela, entre ellos el propio Maduro, a Almagro, quien recibió el 27 de julio en Washington al opositor y excandidato presidencial venezolano Henrique Capriles.

La semana pasada Maduro dijo en Nueva York que nadie “monitoreará” las elecciones en Venezuela.

Por otro lado, la OEA también se ha involucrado en la crisis migratoria entre la República Dominicana y Haití, con el envío de una misión para estudiar la situación sobre el terreno.

Asimismo, Almagro ha iniciado un proceso para acometer primero una reforma estructural de la OEA y luego una financiera. EFE

Deja un comentario