NUEVA YORK._ El alcalde de la ciudad Bill de Blasio, reiteró en un comunicado este martes que no se retractará de sus críticas al plan migratorio del gobierno dominicano. El funcionario añadió que no se arrepiente de su posición, por lo que no tiene que retractarse ni dar marcha atrás.

La respuesta de de Blasio, fue directa a un emplazamiento del Cónsul General Eduardo Selman, en el que le advirtió que si no se disculpa, por las ofensas al gobierno, al país y a la comunidad dominicana, él (Selman), no desfilará junto al alcalde, este domingo nueve de agosto, en el Día de la Parada Dominicana (Dominican Day Parade).

La directiva de ese desfile,  fue integrada con “línea” de de Blasio y el Procurador General del Estado, Eric Schneiderman, después de la salida del activista Nelson Peña del anterior Desfile Nacional Dominicano, por una investigación de supuesto manejo inapropiado de una organización sin fines de lucro.

Cuatro de los nuevos directivos, Angela Fernández (presidenta), Estela Vásquez, el catedrático Silvio Torres Saintllan y María Lizardo, se han pronunciado también contra el gobierno dominicano por la política migratoria.

El pasado viernes, en el hotel Sheraton de la calle 57 y Séptima Avenida en Manhattan, la directiva del “nuevo desfile”, reconoció al Cónsul General Eduardo Selman y lo designó Padrino Internacional del evento.

El alcalde dijo que estará presente en el desfile y uno de sus principales asesores sobre asuntos dominicanos, Roberto Pérez, está enviando correos electrónicos a cientos de criollos, invitándolos a marchar el domingo junto al alcalde de Blasio.

Durante la Gran Parada Dominicana de El Bronx, celebrada recientemente, Selman y el embajador jefe de la Misión Permanente Dominicana en la ONU, Francisco Cortorreal (Frank), dieron la espalda al alcalde y no desfilaron con el ejecutivo municipal.

Tampoco lo acompañaron en el corte de la cinta de partida de la marcha de funcionarios en ese desfile.

Empero, varios oficiales electos dominicanos, entre ellos el concejal Ydanis Rodríguez y el asambleísta estatal Víctor Pichardo, se pusieron al lado del alcalde y marcharon junto a él.

Ellos fueron acompañados por numerosos activistas dominicanos.

El alcalde neoyorquino, ha sido blanco de una sostenida campaña de contraataque por parte de voceros oficialistas del gobierno, líderes políticos, organizaciones comunitarias y activistas, exigiéndoles que se retracte de las declaraciones, publicadas en exclusiva por este reportero en julio y en las que sugirió un boicot al turismo dominicano.

En esa declaración y en un acto con líderes dominicanos y haitianos, de Blasio dijo que “la República Dominicana es un país pequeño y vulnerable a la presión de la comunidad internacional, y dentro de esa presión, podría haber ciudadanos americanos que dejen de viajar a ese país”.

Ese acto fue celebrado en el Centro Cultural Comunitario Malcom X de la avenida Broadway y la calle 166 en el Alto Manhattan.

Deja un comentario