KABUL, Afganistán,(EFE).- Al menos dos civiles, uno de ellos un menor de 12 años, murieron y otros 15 resultaron heridos hoy en un ataque suicida contra un restaurante francés frecuentado por extranjeros en un área de Kabul donde hay dependencias de algunas ONG y oficinas internacionales, informaron fuentes oficiales.

El atentado se produjo sobre las 17.00 hora local (12.30 GMT) en el área de Taimani, una zona considerada bastante segura, cuando un talibán suicida detonó un artefacto explosivo improvisado instalado en un vehículo, dijo el jefe de la Policía de Kabul, Abdul Rahman Rahimi, en declaraciones recogidas por medios locales.

Detalló que el restaurante atacado, Le Jardin, es un local “civil” y no es exclusivo para extranjeros, según el canal afgano de televisión Tolo.

La organización italiana Emergency apuntó en su cuenta de Twitter que su hospital en Kabul recibió 15 heridos, además del cadáver de un menor de 12 años.

El jefe del Departamento de Investigación de la Policía de Kabul, Faraidoon Obaidi, explicó a Efe poco después del suceso que el edificio, un restaurante “francés”, se incendió a consecuencia de la explosión, por lo que no podría ser “despejado” hasta que el fuego quedase controlado.

Las fuerzas de seguridad han arrestado en la zona a un “sospechoso” en relación con el ataque, indicó en Twitter el portavoz del Ministerio de Interior, Sediq Sediqqi.

Los talibanes aseguraron que la acción fue perpetrada por “buscadores del martirio” o insurgentes suicidas y que su objetivo fue un restaurante de los “invasores” en el que viven varios extranjeros.

“Hasta ahora, como consecuencia de fuertes explosiones y ataques, varios extranjeros invasores murieron y la lucha todavía continúa”, manifestó en la misma red social el portavoz talibán Zabihullah Mujahid, si bien ese grupo extremista tiende a ofrecer información sesgada sobre el alcance de sus acciones.

El presidente afgano, Ashraf Gani, condenó “enérgicamente” el atentado y calificó las acciones en lugares públicos y el asesinato de inocentes de “crímenes imperdonables” para todas las religiones, informó su oficina en Twitter.

El ataque se produce después de que Gani confirmase ayer una reunión a cuatro bandas con Pakistán, Estados Unidos y China el 11 de enero en Islamabad para trazar un plan de paz en el marco de un proceso de diálogo con los talibanes, suspendido desde el pasado julio.

El lunes, un civil murió y otros 31 resultaron heridos después de que un talibán, que también falleció, detonara los explosivos que portaba en un coche al paso de un vehículo de la OTAN cerca del aeropuerto internacional de Kabul.

Afganistán vivió en 2015 uno de los años más sangrientos desde la caída del régimen talibán en 2001, con una guerra abierta en diversas zonas del país que causó solo en el primer semestre 1.592 muertos y 3.329 heridos civiles.

Los talibanes han ganado terreno en diversas áreas del país en los últimos meses y el pasado septiembre tomaron temporalmente la ciudad nororiental de Kunduz, su mayor logro militar desde la caída del régimen con la invasión estadounidense, en 2001. EFE

Deja un comentario