Bagdad, (EFE).- Al menos 40 efectivos de las fuerzas iraquíes, entre ellos un general, murieron hoy en un atentado perpetrado por dos suicidas contra la sede de las Fuerzas Armadas en la zona de Hadiza, en la provincia occidental de Al Anbar.

Los atacantes detonaron en el cuartel sendos cinturones con explosivos, que llevaban adosados al cuerpo, explicó a Efe una fuente de seguridad de Ramadi, capital de Al Anbar.

En el ataque fallecieron el general de brigada Ali Abud, que es el jefe de operaciones de la zona Al Yazira al Badía, y el teniente coronel Farhan Ibrahim.

El resto de víctimas mortales son cinco oficiales del Ejército y 33 soldados, pertenecientes al tercer batallón, dependiente de la jefatura de operaciones de Al Yazira al Badía.

Tras el atentado se desencadenaron duros enfrentamientos entre las fuerzas iraquíes y los yihadistas en los alrededores de cuartel, situado cerca de la presa de Hadiza.

La provincia de Al Anbar ha estado parcialmente dominada desde enero de 2014 por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que en junio de ese año conquistó nuevas zonas de Irak y proclamó un califato en los territorios bajo su control de este país y de Siria.

Las fuerzas iraquíes lograron recuperar el control de Ramadi el pasado diciembre, pero los yihadistas todavía se mantienen fuertes en otras áreas como la ciudad de Faluya.

En los últimos dos días el EI ha perpetrado dos sangrientos atentados suicidas, uno de ellos ayer en la zona de Al Meqdadiya (noreste), que causó 35 muertos, y otro el domingo en el distrito bagdadí de Ciudad al Sadr, de mayoría chií, con 55 fallecidos.EFE

Deja un comentario