MANILA, EFE.- El tifón Koppu ha causado al menos 35 muertos, 24 heridos y más de 992.000 afectados en el norte de Filipinas después de más de tres días de continuas precipitaciones que han inundado extensas zonas, informaron hoy fuentes oficiales.

El último informe del Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Riesgo de Desastres de Filipinas indica que, de los 992.000 afectados, 469.000 son desplazados, de los cuales 103.000 reciben atención en 425 centros de evacuación.

La agencia gubernamental prevé que la cifra de víctimas aumente puesto que en algunas provincias, como las de Nueva Ecija, Pampanga y Bulacan, prosiguen las operaciones de rescate de residentes atrapados por las inundaciones y aún se recaban datos.

Se ha reabierto el acceso por carretera a la provincia de Aurora, donde tocó tierra el tifón en la noche del sábado con vientos de hasta 215 kilómetros por hora, y las autoridades han comenzado las labores de rescate y limpieza.

Hasta allí tienen previsto desplazarse los ministros filipinos de Interior, Mel Senen Sarmiento, y Bienestar Social y Desarrollo, Dinky Soliman, para evaluar la situación.

El Koppu ha dejado importantes daños en el norte de Filipinas, donde las autoridades han contabilizado 764 zonas inundadas, al tiempo que 116 tramos de carretera y 21 puentes siguen intransitables.

Aunque las condiciones atmosféricas han mejorado notablemente en las regiones afectadas, el centro y el norte de la isla de Luzón, las autoridades han advertido a los habitantes de Pampanga y Bulacan de la probabilidad de que se produzcan más inundaciones con la bajada del agua que ha caído en las zonas montañosas.

Algunas localidades, como Calumpit, en Bulacan, están prácticamente inundadas y las autoridades locales prevén que el agua tardará unas dos semanas en remitir.

La Agencia Meteorológica de Filipinas (PAGASA) rebajó hoy Koppu de depresión tropical a borrasca y pronosticó que se disipará en los próximos días.

Entre 15 y 20 tifones afectan todos los años a Filipinas durante la temporada lluviosa, que en ese país empieza por lo general en junio y concluye en noviembre.

En noviembre de 2013 Haiyan, uno de los tifones más poderosos de la historia, causó en Filipinas 6.300 muertos, más de mil desaparecidos y 14 millones de damnificados. EFE

Deja un comentario