NEW YORK. El ahijado y un sobrino del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, imputados por delitos de narcotráfico en EE.UU., quedaron hoy detenidos sin fianza en Nueva York a la espera de volver a comparecer ante el juez el 18 de noviembre.

Efraín Antonio Campo Flores, ahijado del mandatario venezolano, y Francisco Flores de Freitas, sobrino suyo, comparecieron por primera vez ante el juez James L. Cott en una corte federal de Nueva York para escuchar la confirmación de los cargos por conspiración para introducción de cocaína en Estados Unidos.

Los imputados, que contaron con un traductor provisto por la corte, estuvieron acompañados de sus abogados, que están en constante comunicación con personal diplomático de Venezuela, explicó la defensa a la prensa presente en el tribunal.

En la comparecencia, de apenas cinco minutos de duración, pasadas las 18:30 hora local, los imputados tan solo confirmaron ante el juez y la fiscalía que entienden los cargos de los que se les acusa.

Se prevé que en la próxima audiencia tengan que declararse culpables o inocentes.

Asimismo, uno de los abogados, John Reilly, explicó a los periodistas que estudiarán si en la citación de la próxima semana reclamarán que se establezca una fianza.

Su caso llega en un momento en el que hay varias investigaciones abiertas en Estados Unidos sobre presuntas actividades del narcotráfico y lavado de dinero por parte de la cúpula militar venezolana, la policía y funcionarios del Gobierno.

Mientras tanto, los dos imputados permanecerán detenidos en una prisión federal de Nueva York. EFE

Deja un comentario