NUEVA YORK._ Los adictos a la nueva droga conocida como K2 y que es llamada también marihuana sintética, han aumentado en un 220%, confirmó el Departamento de Salud de Nueva York, mientras médicos de diferentes hospitales siguen advirtiendo sobre sus efectos letales.

Médicos del hospital Jacobi en El Bronx, advierten sobre el aumento diario de adictos a la marihuana sintética, que tienen que ser ingresados diariamente a la emergencia del nosocomio, por los efectos devastadores de la nueva droga, también conocida como K2.

El doctor Ben Raatjes, dijo que los adictos a esa droga, que llegan al hospital, son difíciles de controlar.

“Hemos tenido casos en los que los pacientes se pon en violentos, agresivos y agreden a otros, como compañeros de sala, personal del hospital y destruyen muebles y otros objetos”, agregó el galeno.

La droga, bien en un colorido embase transparente y tiene un diablito color verde, riéndose a carcajadas.

La bolsa, confunde por su atractivo y aparenta ser un “dulce”, mientras sus efectos secundarios no lo son, explicaron los médicos.

La doctora Maryann Popiel, directora del Pabellón Psiquiátrico del hospital Jacobi, dijo que la marihuana sintética, puede llegar a provocar ataques cardíacos masivos y fuertes convulsiones.

La doctora Ronnie Swift, jefa de Psiquiatría y director médico asociado del Metropolitan Hospital Center, confirmó el internamiento de emergencia de al menos una docena de adictos a la droga, aunque detalló que no podía especificar el número exacto.

Ella añadió que los pacientes confesaron haber consumido la droga y reconoció un aumento significativo en el consumo.

El  Departamento de Salud de Nueva York, dijo que los pacientes por ese motivo, han aumentado en un 220% desde el 2014 hasta la fecha.

La K2, es una droga ilegal y su tráfico y posesión se castiga en Nueva York con años de cárcel y multas estatales y federales.

La composición química de la marihuana sintética cambia de un paquete a otro, aunque sus efectos son los mismos y hasta 10 veces más potentes que los de la hierba natural.

La doctora explicó que esa droga, altera los niveles de conciencia y afecta las experiencias sensoriales de los consumidores quienes alucinan haber visto “cosas” que no existen y creen que tienen poderes sobre naturales o se sienten fuera de contacto con la realidad.

“Además, perjudica la capacidad de pensar y tomar buenas decisiones.

Lo más peligroso  convierte a los adictos en paranoicos y los hace creer que otros los están atacando, tornándose muy agitados y violentos.”, dijo la doctora Swift.

Deja un comentario