NUEVA YORK._ La fiscalía del distrito de Manhattan acusó a la dominicana Tiona Rodríguez de 18 años de edad, de infanticidio, después de una larga investigación y tras su arresto en una tienda de la cadena Victoria Secret de la calle 34 y Sexta Avenida en Herald Square, donde cargaba junto a una amiga el feto de su bebé recién nacido en octubre del 2013.

Originalmente, Rodríguez fue acusada de robo, cuando guardias de seguridad de la tienda la detuvieron con su acompañante por supuestamente robar mercancías.

Ella fue acusada en la Corte Suprema Estatal de Manhattan por cargos de asesinato de su hijo, según un comunicado de la fiscalía.

“El cuerpo del bebé fue descubierto después que su madre, fue interrogada por un oficial de seguridad de la tienda, por sospechas de robo”, añadió el discal Cyrus R. Vances Junior.

“Estoy seguro que los homicidios y abusos infantiles en nuestra ciudad, tendrán de frente a fiscales con experiencia y se hará justicia”, agregó el fiscal de Manhattan.

El expediente dice que el bebé que nació con 8 libras nació vivo y que Rodríguez, supuestamente lo entregó a la amiga en el baño del apartamento de la segunda.

Eso ocurrió el 18 de octubre del 2013.

Al día siguiente, dice la acusación, Rodríguez fue detenida por personal de seguridad de Victoria Secret, tienda situada en el sector de Herald Square en el Bajo Manhattan y descubrieron al bebé muerto en la bolsa.

El resultado del examen forense reporta que el niñito murió por asfixia homicida.

“Estamos procesando judicial a Tiona Rodríguez, para que no hayan más víctimas indefensas en Nueva York de este tipo de crímenes”, dijo el fiscal en la declaración.

“No hay una víctima más indefensa que un bebé recién nacido”, precisó el funcionario judicial.

“Nuestros fiscales se encargarán de que se haga justicia en este trágico caso”, advirtió el fiscal Vance.

Rodríguez, andaba acompaña de Francis Estévez, quienes residen en Queens, en el momento de ser interceptadas cuando salían de la tienda Victoria Secret.

Al percibir el fuerte hedor que salía de la bolsa, uno de los guardias de seguridad, les preguntó a las mujeres que había dentro.

Ellas le respondieron “restos humanos” y luego les dijeron a los investigadores policiales que decidieron robar en la tienda, mientras decidían qué hacían con el bebé muerto.

Rodríguez, se había provocado un aborto en el baño del apartamento de su amiga Francis.

En el 2014, el forense concluyó la autopsia oficial a los restos del infante.

Ella enfrenta hasta 25 años en la cárcel, si es hallada culpable de los cargos.

Deja un comentario