SANTO DOMINGO.- El presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas (Acoprovi) , Héctor Bretón, admitió que los bajos salarios que devengan los trabajadores en la República Dominicana les impide adquirir un techo propio para que junto a su familia puedan vivir dignamente.

El ingeniero Héctor Bretón planteó como alternativa a esa realidad, que se destinen parte de los 20 mil millones de pesos que tienen los Fondos de Riesgos Laborales para que se dediquen a la construcción de soluciones habitacionales a bajos costos para la clase trabajadora.

Bretón También sugirió al presidente Danilo Medina que extienda hacia todas las viviendas de bajos costos, de menos de dos millones de pesos, la gracia que ha concedido a las construcciones de casas y apartamentos bajo la modalidad de fideicomiso, la cual consiste en eliminar el tres por ciento que se paga para la transferencia de dicha edificación.

En entrevista en el programa D´AGENDA, el presidente de Acoprovi, explicó que con respeto al tema del salario también se hace necesario educar y formar más a los trabajadores para que puedan incrementar sus ingresos.

Agregó que los constructores y promotores de viviendas mantienen su propuesta del fondo nacional de soluciones habitacionales para la clase trabajadora, de tal manera que si una familia devenga 20 mil pesos mensuales pueda disponer el 30 por ciento de sus ingresos que esos seis mil pesos pueda destinarlos al pago de una casa o apartamento.

“Pero como seis mil pesos no da para pagar la cuota de una vivienda a largo plazo, entonces se necesita un fondo, que sería del fondo nacional de la vivienda a los trabajadores que los ayude a pagar la adquisición de su techo”, explicó.

Sostuvo que la idea consiste en que si la familia puede disponer de seis mil pesos de los 20 mil que tiene como ingresos, el fondo le aporte cuatro o cinco mil pesos para completar el pago de la cuota mensual que deberá pagar a la institución financiera que le haya financiado la vivienda.

Amplió que con una cuota de 10 u 11 mil pesos mensuales, una familia puede adquirir una vivienda cuyo costo oscile entre el millón al millón 200 mil pesos.

“Ese fondo nacional de viviendas a la clase trabajadora que hemos planteado puede financiarse con parte de los 20 mil millones de los fondos de riesgos laborales que no se están utilizando, ya que de acuerdo a los estudios que se han hecho los accidentes que se produzcan ahora o en el futuro se pueden costear con cinco o seis mil millones de pesos, por lo que habrán 14 mil millones frisados sin dársele ningún tipo de uso”, acotó.

Bretón dijo que se puede tomar de dichos fondos alrededor de ocho mil millones para que sean transferidos a los trabajadores de acuerdo a los aportes que hayan hecho, y con ese dinero que tienen en sus cuentas se pueden utilizar para fomentar las viviendas para ellos mismos.

Insistió en que ese es el mecanismo más ideal para que los trabajadores puedan adquirir una solución habitacional, ya que con los salarios que devengan les resulta prácticamente imposible financiar una vivienda.

Deja un comentario